sexta-feira, 31 de março de 2017

SÍLEX Y CRETA POR LAS PLAYAS DE BRIGHTON Y ROTTINGDEAN

Playa de Brighton, con el Pier de frente y el GP buscando piedras.
 
Creta erosionada por la acción del mar en Rottingdean.
El GP deja de estar en Cáceres por un tiempo y se traslada a Inglaterra, por una semana. Ubicado en una vieja ciudad conocida por el GP en su niñez, Brighton, nos acordábamos de un hecho insólito de la zona: las inmensas playas de piedras que podemos "disfrutar" en la ciudad y el sureste de Inglaterra, en general. Lo pongo entre comillas, porque lógicamente más de uno no estará de acuerdo con la afirmación. Estas inmensas playas están constituidas básicamente de una única roca: el sílex. Este sílex es tan escaso y llamativo por Extremadura como abundante y anodino por Brighton. Efectivamente, después de romper unos cuantos guijarros y contemplar el esplendido corte y la fractura cóncava típica del sílex, uno se acostumbra a ellos y deja de hacerles tanto caso (ya para entonces, el GP llevaba la maleta llena de estos pedruscos).
estratos de creta y sílex en Rottingdean.
Creta partida, muy endeble, de los Seven Sisters.

Sin embargo, no podíamos dejar de hacernos preguntas, desde nuestra ignorancia sobre la geología inglesa. ¿De dónde salían tantísimas piedras? ¿Por qué estas playas tienen semejante fisonomía? La respuesta la encontramos en los acantilados de Rottingdean, a un par de kilómetros de la ciudad. Allí podríamos observar enormes masas homogéneas de roca blanca, fácilmente desmenuzable y erosionada por la climatología y la acción del mar, alternando con estratos de chert o sílex. Esta roca blanca la entendió en su ignorancia el GP como algún tipo de arcilla blanca, caolín o marga, para después investigar que es la famosa creta.  Este material calcáreo que ha formado

Paredes de creta en Rottingdean.

los preciosos acantilados de Seven Sisters o de Dover y que ha dado nombre al periodo cretácico de la edad mesozoica, forma enormes muros en toda la costa del sureste de Inglaterra y lógicamente, es del periodo final del Mesozoico.
     Inútilmente buscaba el GP fósiles por su alrededor, sin ser consciente que la propia creta es una roca de
Cretas redondeadas y agujereadas por la acción de
invertebrados marinos. 
origen orgánico y portadora de importantes microfósiles. Llamaba la atención su color extremadamente blanco y sin prácticamente impurezas, producto de la deposición constante durante el Cretácico de algas (cocolitóforos) que utilizan el carbonato cálcico como escama o membrana protectora. Con una roca tan blanda como la creta, sometida a una rápida erosión, se entiende así que el sílex quede al descubierto y forme los inmensos pedregales de guijarros por todos los alrededores de Brighton.
   En definitiva, el viaje concluye con una feliz lección de geología para un aprendiz que desconoce las piedras de estos lugares tan lejanos, pero que ya cuenta con dos más en su haber...