SETAS


OTOÑO

    El otoño, como es bien sabido, es el mejor momento para reconocer la gran mayoría de setas de nuestro entorno. En los parques más céntricos de la ciudad de Cáceres (y casi en cualquier rincón ajardinado), es muy fácil encontrarnos con coprinos micáceos, yesqueros y colibias, así como champiñones amarillentos. Estos pueden aparecer muy pronto, a finales de agosto, si el calor no es excesivo y el entorno se riega artificialmente. En el entorno campestre más cercano, depende mucho de las circunstancias metereológicas, pero es fácil que un octubre lluvioso traiga un buen número de macrolepiotas, amanitas y champiñones de distintos tipos. Noviembre es el mes donde podemos encontrar prácticamente todas las especies típicas, independientemente del género. Su prolongación en el tiempo dependerá de las circunstancias climáticas de la estación. En diciembre, las setas comienzan a hacerse más escasas, pero es el momento en el que aparecen especies como el pie azul. Los champiñones silvestres pueden seguir siendo muy frecuentes hasta entrado enero.   
    Las setas más frecuentes que podemos encontrar en un lugar como el parque del Príncipe son las siguientes: senderuela, coprino micáceo (en olmo y acacia), champiñón silvestre, champiñón amarilleante, champiñón augusto (bajo pino piñonero), boleto bovino (bajo piñonero), seta de chopo (en sauces y chopos), rúsula común (bajo pinos), Volvaria speciosa, yesquero tricolor, políporos, ramarias, barbuda, seta pipa, pedo de lobo,  escleroderma amarilla, pie azul (cerca de encinas). 
    En lugares como el Olivar de los frailes, le podemos añadir la lepiota cristata, la seta de olivo o la Amanita phaloides la Am. panterina, y la Am. muscaria (las cinco venenosas). La presencia de distinta vegetación también permite la aparición de níscalos, tricolomas azufrados y lactarios de leche ardiente. Aunque algunas de estas especies son comestibles, siempre se recomienda no recolectar en parques ejemplares para el consumo.
     Si salimos de los parques cacereños y nos acercamos a la sierra de Aguas Vivas o la sierra de la Mosca, el número de especies se hace más amplio dependiendo del entorno que visitemos. Así, en lugares frecuentados por el ganado encontraremos paneolos y otras setas que crecen sobre el estiércol y los suelos nitrogenados; en dehesas será fácil encontrarnos con setas micorrizas como macrolepiotas y distintos tipos de boletus y amanitas (pantherina, muscaria...). Hay que ser conscientes que aunque en los alrededores de la ciudad, modificados por el hábitat humano, la temporada de setas es tempranera, en los montes y llanos de los alrededores esta suele retrasarse un poco más.




Lactarius chrysorreus (falso níscalo de la encina). Muy frecuente en encinares y matorral mediterráneo, presente en muchos lugares, y abundante en la sierra de Aguas Vivas, otoño de 2014. 

Lactarius controversus (lactario blanco del chopo). Encontrado en el parque del Príncipe, junto a las raíces de chopos y cerca de negrillos, en grupos. Octubre de 2015.
 Lactarius cimicarius, presente en la sierra de Aguas Vivas. Imagen del parque del Príncipe, en césped con acícula de pino piñonero. 12 de octubre de 2015.








     Lactarius deliciosus (níscalos). Bajo pino carrasco en la urbanización Los Narajos (sierra de Fuentes). Presente en el pinar del Olivar de los frailes en el otoño de 2014 (solo aparece bajo coníferas).
 Setas de chopo (muy comunes en los chopos y sauces del parque del Príncipe, ya sea árboles vivos o tocones muertos). Muy comunes en otoño.

Bolbicio amarillo (en el húmus de una rosaleda del parque del Príncipe). Noviembre de 2013.Escaso.
 Lo hemos encontrado en el parque del Padre Pacífico en el mismo entorno, en octubre de 2015.








Rúsula acre  (parque del Príncipe, bajo pino piñonero y también abundante en el olivar de los frailes). Muy extendida tanto bajo los pinos como encinas. Presente en las dehesas de los alrededores de Cáceres. También hay rusuláceas en Cánovas, bajo algunos arbustos.




Coprino micáceo, muy común en la base de árboles ornamentales como las acacias y los olmos. Presente en cualquier jardín de la ciudad, muy frecuentes en el parque de Cánovas.








Clitocybe dealbata (clitocibe blanco, de las cunetas). Dehesas de Toribio, pequeños, formando corros de brujas (noviembre 2015). Muy común en todos los pastizales y dehesas abiertas de los alrededores de Cáceres.
 Champiñón amarillento (Agaricus Xanthoderma), bastante común en los parques de la ciudad, especialmente en el parque del Príncipe. En esteentorno se puede encontrar durante casi todo el año, excepto los períodos más fríos. Desde principios de septiembre puede ser hasta común en el parque.
  

Tricholoma (posiblemente saponaceum). Presente en el Olivar de los frailes, bajo encinas y matorral mediterráneo. Solo la hemos encontrado en ese parque, de forma abundante. Diciembre de 2014.










Barbuda (Coprinus Comatus) localizada en lugares diversos con relativa frecuencia: dehesas del Junquillo y parque del Príncipe (otoño de 2013,2014) 

Senderuela (Marasmius oreades)
muy común en pastizales abiertos y parques. Ejemplares de las Capellanías. Principalmente en noviembre.
Políporo esponjoso (Phaeolus schweinitzii) (sobre pino piñonero, parque del Príncipe,septiembre 2014, otoño 2015).













 Myriosmas, sobre el humus de píceas en el parque del Príncipe (septiembre-octubre 2014 y 2015). Aparece con las primeras lluvias. Considerada muy rara.


 Políporo azufrado (otoño de 2014, sobre tronco de acacia en el parque de Cánovas y destruído después). Estos políporos son eliminados en jardinería por tratarse de parásitos muy nocivos para los árboles que infectan.





.

Estrellas de tierra (finales de octubre, dehesas de las Capellanías, cerca de encinas), creciendo en gran número. Frecuente, aunque pasa facilmente desapercebida.

Stropharia subglobosa (septiembre de 2011, dehesa de Conejeros). Muy abundante en las dehesas con ganado vacuno (Los Hornos de Sierra de Fuentes), desde septiembre hasta enero, y también en primavera.

 Amanita muscaria (Sierra de Aguas Vivas, 10 de noviembre). Muy abundante en los encinares, especialmente en la Sierra de Aguas Vivas. También en Sierra de Fuentes y la sierra de la Mosca.







Amanita vaginata (grupo). Presente en noviembre en el Olivar de los Frailes  y en la sierrilla, junto a jaras, brezos y encinas.  
Amanita phalloides, Olivar de los frailes, octubre 2014  (bajo encina). Abundante en determinados lugares de encina, (Olivar de los Frailes, Paseo Alto) cuando el otoño viene húmedo y cálido.
Seta de olivo sobre el tronco de un arbusto (16 de noviembre de 2013, Sierra de Fuentes). No demasiado extendida, aunque localmente abundante. La hemos encontrado también en el Olivar de los Frailes.  
 







Posible Macrolepiota phaeodisca (pueden ser otras lepiotas pequeñas, venenosas). Dehesa del Junquillo, noviembre 2013. Común en dehesas abiertas y en parques como el Olivar de los frailes, entre olivos.







Cortinarius trivialis. 

Olivar de los frailes, diciembre de 2016











Tricoloma azufrado, localmente muy abundante en el Olivar de los frailes, bajo encinas (fines de noviembre-diciembre de 2014) 

Macrolepiota procera (parasol, apagador)
ejemplar sin abrir en parcela ajardinada de la urbanización Los Naranjos (sierra de Fuentes). Común en las dehesas abiertas de los alrededores de Cáceres. Ocasionalmente en jardines.  Octubre-noviembre. 
















Volvariela speciosa (sierra de Aguas Vivas, octubre-noviembre 2013). Extremadamente frecuente en parques,  pastizales y vaguadas húmedas desde noviembre hasta enero. En la zona de de Fuente Hinche y la Ronda norte hemos encontrado la variedad verdosa.


 

 

En la foto de abajo, hebelomas. Seta muy frecuente en toda la ciudad, pudiendo aparecer prácticamente en cualquier parte: olmos, acacias, setos de parque... Le acompañan la seta pipa y yesqueros.

.

INVIERNO

     Se dice tradicionalmente que el invierno no dispone de demasiada variedad, pero lo cierto es que nuevamente depende de las circunstancias climáticas. Algunos champiñones y volvarias se pueden prolongar hasta principios de enero y el pie azul se puede encontrar fácilmente en esta época. Aquellas setas lignícolas -como la seta de chopo- o parásitas como los yesqueros, pueden aparecer perfectamente en esta época. También es frecuente encontrar explosiones de hongos más particulares como los pisolithus, sobre terrenos muy pobres y agrestes o de lacarias y estrelas de tierra, entre diciembre y febrero. A finales del invierno, en febrero y marzo, nos encontramos también con un   conjunto de  setas amantes del frío, las pezizas. Esta puede aparecer en enormes grupos, sobre suelos ricos en materia vegetal. 
.


Pie azul, Lepista nuda  (Parque del Prícipe, bajo encina, enero de 2014). Presente especialmente en las dehesas del Junquillo y de los Hornos, a veces en corros de brujas. 
Lacaria lacata (Cerro Romanos, enero de 2015). Muy abundante a finales del otoño y durante el invierno
Pisolitus tintoreus, (marzo, en Sierra de Fuentes) en entorno silíceo muy pobre con jaras. Abundante en caminos rurales, lugares con suelos pobres, deforestados y poco profundos.
Estrellas de tierra: en la cañada del Casar de Cáceres, en encinar y monte bajo, durante la primera mitad de febrero, 2015. (también en octubre del mismo año, mismo entorno).

Yesquero tricolor, parque del Príncipe, invierno, sobre un viejo tocón.
Colus hirudinosus (febrero-marzo, parque del Príncipe, bajo pino piñonero y arbustos ornamentales). Localizado en el invierno del 2012 y 2013, pero no en los siguientes. Raro.




Lycoperdon (cuescos de lobo). Presentes desde el otoño hasta la primavera, especialmente en pastizales y dehesas abiertas. Febrero / marzo en la sierra de Aguas Vivas.
 Pezizas negras en la Sierrilla, sobre humus y maderas muertas de alcornoques (febrero-marzo de 2014). Abundante en la zona.

 

PRIMAVERA
    La primavera en Cáceres es una estación difícil de predecir en términos climatológicos, y muchas veces va a depender de esas circunstancias climáticas el encontrarnos o no con algunas especies. Habitualmente las setas que aparecen son de pequeño tamaño y no tienen la abundancia del otoño. Son más comunes aquellas setas que  tienen mayor independencia respecto al clima:  es fácil, por ejemplo encontrarse con paneolos y estropharias en las dehesas con ganado y en  las sierras cercanas a la ciudad. También podemos encontrarnos con la Amanita pantherina y boletos de encina, y en las zonas más húmedas de los parques silvestres, con algunos boletos.
  
 Oreja de judas (sobre rama de olmo muerta, finales de marzo)

 

 

 


Setas de chopo (Agrocybe aegerita). Comunes desde el final del invierno hasta junio (incluso a veces en verano); suelen aparecen en primavera con el sombrero cuarteado por el calor.

 

 

Amanita pantherina (Cerro Otero, sierra de aguas Vivas, en abril de 2013). No muy frecuente en primavera, dependiente de las lluvias.  

Paneolos (marzo, cañada de Casar de Cáceres-Sierra Aguas Vivas, sobre excremento de ganado)

.

VERANO
     El verano apenas tiene representantes de hongos en Cáceres, y los que se mantienen, lo hacen en los parques. Suelen ser especies parásitas, como yesqueros, políporos o setas de chopo (en el parque del  Príncipe). Una excepción lo constituye el Phalus rubicundus, presente en el Parque del Príncipe. Si el final del verano viene acompañado de agua, es muy fácil encontrarnos con los primeros champiñones y coprinos, que anuncian ya el otoño. Un septiembre tan excepcional como el de 2014 hizo que se adelantara la temporada de setas al final del verano, pero no es para nada normal, y lo habitual es que las setas se presenten en la segunda semana de octubre.

Phalus rubicundus, en el césped del Parque del Príncipe, en acícula de pino piñonero. Encontrados en julio, hasta principios de octubre.
 Ganoderma  applanatum sobre el tocón de un chopo (agosto, parque del Príncipe, presente todo  el verano de 2014 junto al  cauce del arroyo seco)



Sem comentários:

Enviar um comentário