sexta-feira, 21 de Novembro de 2014

GEOMORFOLOGÍA EN LA RONDA NORTE

     
Falla inversa desde la rotonda hacia el Casar. Acostumbrados en los libros a ver fallas en estratos horizontales inalterados, puede pasar algo más desapercibida. 

Superficie de los estratos cuarcíticos mostrando bioturbación y posibles crucianas. Estos estratos se corresponden con el techo de la cuarcita armoricana y muchas veces hacen de cierre del sinclinal. Pueden observarse en diferentes puntos de la Sierra de la Mosca.
 Diaclasas y fracturas con materiales cuarcíticos triturados. A veces estos materiales triturados están cementados, lo que les confiere el aspecto de brechas, que se pueden observar muy bien en la ascensión por las laderas del mismo monte que corta la Ronda norte. 
  Coluvial del Cuaternario sobre los estratos antiguos paleozoicos o proterozoicos. Esto puede observarse ya en la trinchera de la carretera del Casar, al cortar las laderas de la sierra de Aguas Vivas.

     Volver a los sitios que crees conocer siempre viene estupendamente. Ha sido con la Ronda Norte, en la rotonda de la carretera del Casar, donde podemos encontrar el mejor corte sobre el terreno que hace dicha carretera. En ella no solo podemos observar la sucesión de  pizarras y cuarcitas armoricana que cierra el sinclinal de Cáceres, sino otras muchas curiosidades tectónicas y geomorfológicas tan enormes que da vergüenza al GP no haber caído antes. Pero como siempre hay tiempo para enmendar errores y omisiones, aquí lanzamos nuestras fotos. 
   La razón de este reencuentro la tiene básicamente, que el GP por primera vez en su vida, ha dado unas pocas clases de geología en Social Sciences. La emoción de semejante cosa hizo que empezase a buscar y remover la red en busca de curiosidades geológicas, hasta toparse con una foto de la Ronda norte en la que se exhiben estas fallas y pliegues. Una vez que la vimos, no paramos hasta volver a la rotonda y mirar el paisaje geológico desde la última vez que lo hicimos con detenimiento, hace ya cinco años... Allí el GP se encontró con lo que os mostramos: material para la clase de los pequeños alumnos y aprendices de geólogos a regañadientes...
Fallas inversas, pliegues, ripples, dendritas, sedimentos coluviales... 
    En nuestra visita no faltaron tampoco las plantas. No dejamos de asombrarnos de los helechos comunes que proliferaban en mitad de la Rotonda, no sabemos si por mero azar o por la mano de un jardinero municipal. Y tampoco faltaron leguminosas otoñales azuladas: con el otoño adelantado de lluvias, las flores se han dejado sentir con fuerza estos dos últimos meses...  
 Estratos cuarcíticos con un buzamiento casi vertical en las que aparece la bioturbación y ripples.

domingo, 9 de Novembro de 2014

LAS BARBUDAS Y EL SEÑOR MONAGO.


             La barbuda, cortada prematuramente por el cortacésped del parque del Príncipe.
  La barbuda, pocas horas después. Su descomposición se conoce con el nombre de delicuescencia, y su  carne queda convertida en un líquido negruzco y tintoso.
Las barbudas no suelen crecer en grupos, pero a veces, parece que lo hacen. Y acompañadas de Amanitas phalloides, hongos de Satanás y demás parientes tóxicos.

    Adivina adivinanza, ¿en qué se parece una barbuda al señor Monago? En que en el mundo de las setas y de los hombres, tanto las barbudas como nuestros políticos son los primeros en corromperse. En las barbudas, basta escasos días para que su elegante figura quede convertido en un sucio caldo negro. En los políticos...  ¿qué se puede decir que no sea ya un tópico en las redes sociales?
     El GP siempre ha querido dejar la política fuera de sus intereses naturales (para eso hacía otro blog), pero hay veces que la indignación lo hace inevitable. Pobre señora barbuda, que la he comparado con majaderos sin nombre común pero con nombre y apellidos propios. Y lo peor de todo, es que tratan a gente como el GP (o cualquiera que lea el blog) como ingenuos e inocentes retrasados mentales. Pobre señor Monago, llorando hace un par de días, arropado y aplaudido por su corte de sicofantes lameculos perdonalotodo, y jurando que va a devolver hasta el último céntimo. Como si eso bastase y fuese un acto de arrepentimiento suficiente: se devuelve el dinero y aquí no ha pasado nada. Borrón y cuenta nueva.
     De todo esto extraemos una pregunta: ¿y qué habría pasado si esto no se hubiese sabido? ¿Habría devuelto Monago un solo céntimo de esos viajes privados, sabiendo él en conciencia que no era dinero suyo el que estaba usando? Es decir, que mientras no te pillen, todo está permitido. La justicia solo está para los pobres y los imprudentes que se dejan atrapar. Uno pensando mal hasta podría imaginarse a Monago fardando de sus viajes a Canarias y muy posiblemente asegurando que no le costaron ni un euro. Y quizás lo hubiese seguido haciendo de no haber salido a la luz. Así que la divisa nueva de regeneración en nuestros partidos, tal vez sea, en lugar de "sigue robando", es "ten más cuidado mientras robes". Nuestros políticos sin querer acaban citando a un viejo filósofo griego, Antifonte, que hablaba de la justicia en términos de parásitos: aprovéchate de las buenas leyes para todos, e intenta evitar todas aquellas que te perjudiquen.
     Pobre señor Monago. Hasta ahora me caía casi bien. Podría estar a favor o en contra de sus leyes, pero me resultaba completamente indiferente como persona, lo que es un gran halago para un político. Ahora es uno más del club de las barbudas. De esas que con solo tocarlas, se corrompen, su carne ennegrece y chorrean tinta. Y como miembro del club, el GP no le pide la cárcel: tan solo que deje su puesto y abandone la política. Es el auténtico precio a pagar por la corrupción, y no solo devolver lo que haya gastado indebidamente.

quarta-feira, 5 de Novembro de 2014

FALSAS AMANITAS CESÁREAS


   El GP no puede salir solo con la bicicleta por estos montes de dios. Por más que desea uno hacer ejercicio, se va topando con un pedrusco, un bicho y multitud de setas que hacen inevitablemente que en lo mejor de la subida, aparquemos nuestro bólido y nos pongamos a ver alguna cosa. Quizás la culpa también sea llevar una cámara a todas partes: la tentación entonces se hace aún más fuerte. Y si es temprada de setas, como ahora, todavía peor. 
   Aunque la oronja (Amanita caesarea) es casi inconfundible, en ocasiones la Amanita muscaria nos puede dar que pensar. Así, el otro día, dando un paseo con la bicicleta por la sierra de Aguas Vivas, nos encontramos con algunas amanitas que aparentemente lucían como buenas cesáreas. Con un atractivo color anaranjado y casi carentes por completo de las manchitas blancas del sombrero, estas setas podrían parecer oronjas para aquellos observadores  poco diestros (al GP le hicieron bajar de la bicicleta y pensar un poco la seta). Sin embargo, nada más darles la vuelta reconocimos sin más problemas el apellido muscaria en este hermoso hongo: las láminas y el pie blanco la hacen fácilmente reconocible frente a la oronja. 
    Estas no fueron ni mucho menos las únicas setas que nos encontramos. No faltaron las Amanitas rubescens o spissa, como las de la foto de arriba (no tendríamos el 100% de seguridad en reconocerlas una de otra), ni tampoco lactarios, pisolitus y otras que no encontramos formas de reconocer: la lluvia nos fastidió en lo mejor de la faena y tuvimos que regresar a casa con ganas de más... y algo mojados.
 
El lugar donde nos encontramos tantas Amanitas: encinar y retamas. Parece ser que amanita muscaria y amanita  vinosa  están compartiendo hábitat en toda la zona...

sábado, 25 de Outubro de 2014

MÁS AMANITAS PHALLOIDES, EN EL PASEO ALTO-MONTESOL


    Aunque acabamos de publicar una entrada sobre esta misma seta, es inútil resistirse a la tentación. Aquí encontramos otros tres ejemplares, todavía más hermosos si cabe que los que observamos en el parque del Olivar de los Frailes. Nos hemos movido un poco de sitio: las setas se encontraron, sin mucho buscar, en la ladera norte del Paseo Alto, en los nuevos parques colindantes con la urbanización Montesol y la Ronda Norte, y por supuesto, a los pies de una encina. La abundancia de esta seta en nuestros alrededores tal vez se deban a las condiciones climáticas de este año: el GP leyó una vez que los años "malos" de vendimia, con mucha lluvia, suelen ser ideales para el desarrollo de este hongo. Lo cierto es que hasta la fecha, nunca nos habíamos encontrado esta seta en los alrededores de la ciudad.
La bondad de esta seta venenosa estriba al menos en nuestra capacidad para identificarla: color verdoso del sombrero, volva amplia, y anillo membranoso y envolvente propio de las amanitas. Para un mínimo entendido en setas, es difícil no identificarla frente a otros hongos.

sexta-feira, 24 de Outubro de 2014

AMANITA PHALLOIDES EN EL OLIVAR DE LOS FRAILES


Típica amanita mortal, con el anillo membranoso y estriado de su especie. El pie está oculto entre la hojarasca.
Dos amanitas verdosas se levantaban bajo las encinas, mientras otras dos estaban ya pasadas, mostrando el pie abultado. Estas últimas tenían un fuerte olor a podrido que parece ya alertar de su carácter venenoso...

    Nunca sabemos por donde va a a salir la siguiente sorpresa en el mundo de las setas, y esta vez ha correspondido a una de las más famosas y mortíferas donde las haya: la Amanita phalloides. Es raro el libro de setas que no dedique un amplio apartado en su guía para estudiar y orientar el reconocimiento de esta fantástica amanita. Su registro suele ser tan amplio que nos habla de envenamientos históricos (emperadores y papas incluidos), cuadros clínicos (síndrome faloidiano) y bastantes detalles que a veces no dejan de ser escabrosos. Para comprender la situación, el 90% de la mortalidad por hongos es producido por esta seta, y basta con comer una de ellas para correr el riesgo de no volver a contarla. 
     Pero ahí estaban, prosperando tranquilamente bajo matorrales de encinas, y sin que nadie reparara en ellas... Cuando uno las ve tiene la sensación de estar ante las setas de  todas las setas, y oscila entre la reverencia y la destrucción. ¿Qué pasaría por ejemplo, en mitad de un parque como el olivar, si a un niño le diera por cogerla y llevársela a la boca? En el mundo de la obsesión por la seguridad y las guerras preventivas, esta seta lleva todas las de perder en caso de encontrarse cerca del hombre. Pero a pesar de nuestras paranoias, la seta era demasiado hermosa para ser destruida, así que allí las dejamos, entre los matorrales, esperando que baste su carácter escondido para olvidarnos de todo riesgo. Cuando volvíamos con la bicicleta pensaba que en realidad todo el parque parece estar repleto de hongos tóxicos: lepiota cristata, esclerodermas, setas de olivo... ¡Anda que no hay cosas venenosas por el mundo! Así que mejor confiar en el sentido común y la desconfianza natural hacia los hongos que en cosas más raras. 

    Hay una seta que sí es parecida a la amanita phalloides y que es relativamente fácil de confundir dentro del propio parque del olivar de los frailes. Se trata de la magnífica Volvariella speciosa, una de las setas más grandes y con una forma muy parecida a la amanita. Sin embargo, esta no tiene el anillo propio de las amanitas y tiende a deshacerse más fácilmente el sombrero en la madurez. El color verdoso, sin embargo, sí puede aparecer en ambas especies. La volvaria no suele crecer bajo encinares y tiende a aparecer más en claros de prados. A pesar de que esta sea comestible, conviene abstenerse con la phalloides rondando por estos lares. Igualmente, evitaremos destruir setas, pensando que es la phalloides: lo más seguro es que derribemos volvarias.


Este era el rincón donde encontramos las amanitas. Los olivos alternan con encinas y matorral mediterráneo, y boletus, esclerodermas, lactarios y lepiotas  pueden verse con gran facilidad.

sexta-feira, 17 de Outubro de 2014

NARCISOS EN TIEMPO DE COMETAS


"Vamos a volar la cometa", le decía el GP a Juan, una y otra vez, como un ser cansino. El pequeño prefería al principio la comodidad del sillón de casa viendo dibujos a tener que estar corriendo en un descampado. Pero como uno nunca llega a crecer del todo y le encanta jugar con una cosa tan simple como puede ser un trozo de tela atado a un hilo zarandeado por el aire, acabé convenciéndolo. Así que el hijo sacó a pasear al padre, como está mandado.       
    Podríamos haber ido a un montón de buenos lugares para volar la cometa, pero orientamos el coche en dirección Casar de Cáceres, y nos detuvimos a la altura de la entrada a la cañada de ganado, a unos tres kilómetros. Allí habíamos observado apenas unos días antes un gran pradera cubierta por florecillas blancas que no aparecían en las laderas de la sierra, al menos en tan gran número. Así, que entre un vuelo y otro de la cometa, nos dedicamos a sacar unas pocas fotos apresuradas a estas florecillas que apenas se levantaban escasos centímetros del suelo, sin otro adorno que la propia flor, azotadas por el viento y tan humildes que solo su gran número levantaba la atención. 

     Intuitivamente el GP supuso que se trataría de una especie de narciso otoñal (Narcissus serotinus), algo más pequeño y discreto que el narciso pálido de finales de invierno. En realidad, de las plantas bulbáceas de la zona (familia de crocus, iris, amarillis y compañía) la más sencilla hasta la fecha. Pero el hecho de que crezca en una época como el otoño ya es algo digno de mérito. 
       Parece ser que este pequeño narciso es bastante típico en la costa mediterránea, y que posteriormente ha ido colonizando el interior de la península, especialmente en Extremadura. La presencia del narciso de otoño puede cambiar sustancialmente de un año para otro. Es precisamente en estos años con un comienzo de otoño muy húmedo, cuando sus poblaciones se hacen más visibles; en los años más secos puede pasar esta temporada sin dar la flor y echar las hojas más adelante en la primavera. Como se ve, no solo las setas son las beneficiadas de las lluvias de septiembre. También lo son estas flores y sus compañeras de temporada, los crocus y las snowdrops

 Los narcisos iluminan con sus tenues flores el campo otoñal, todavía marcado por las plantas secas del verano. El contraste las hacía más visibles.
 Juan haciendo volar su cometa con bastante soltura, para ser la primera vez.
 Una sola flor por planta, sencilla (no atrompetada) y ausencia de hojas. 

quarta-feira, 15 de Outubro de 2014

EL FESTÍN DE CRISPÍN


      
    Despedimos al tío Crispín en el mes de agosto, deseándole una buena temporada de setas. Ahora ha vuelto por las tierras de Cáceres, y con un espectacular cargamento de hongos. Intuímos que se lo ha estado pasando en grande las veces que ha salido por Piornal en busca de los boletos y parasoles. Ya no solo buscamos cerezas y castañas en el Jerte, también las setas. El año está siendo abundante, y eso se notaba en lo que nos traía a la casa de los suegros. Parasoles, boletos edulis, boletos reticulados, Amanitas cesáreas... La cantidad era tal que muchas de las setas estaban condenadas  a ser envasadas y congeladas, pero hubo un par que cayeron esa misma noche, los huevos de amanitas cesáreas, la seta favorita del suegro del GP...

               
 El tío Crispín, con evidente cara de satisfacción
 por semejantes trofeos piornalegos.