domingo, 21 de dezembro de 2014

EXPLOSIÓN DE SETAS EN EL OLIVAR DE LOS FRAILES

Níscalos (parte central), rúsulas (a la izquierda) y algún tipo de Leccinum a la derecha. Todos ellos, compartiendo hábitat entre las acículas de un puñado de pinos carrascos en lo más alto del Olivar de los frailes.
Preciosos lactarios con apariencia de níscalos.Para evitar confusiones, basta mirar el árbol bajo el que se cobija: si, como en este caso, son encinas, tengamos por seguro que no son níscalos y que muy posiblemente se trate de especies incomestibles y picantonas. 
Un último tesoro que añadir: tricoloma azufrado. La fotografía no  hace honores del intenso color amarillo que muestra esta seta. Nuevamente el color lo hace inconfundible, pero si no nos fiásemos, basta olerlo. Hasta la nariz escasamente desarrollada del GP es capaz de distinguir un olor tan fuerte como el de esta seta. Huele como si acercásemos la nariz a una bombona de butano abierta.
 Más tricolomas azufrados. Pueden confundirse con las setas de los caballeros, pero el olor, las láminas separadas y el pie más estilizado permite diferenciar bien ambas setas.
 Los boletus no faltan a la cita. En este caso, posibles Boletus fragans.
Estupendos tricolomas, quizás  Tricholoma saponaceum. Su sombrero puede dar la sensación de encontrarnos ante las amanitas phalloides, pero basta mirar su pie para observar que no tienen nada que ver con estas setas venenosas.

      El último fin de semana fue de estos que permiten una fugaz explosión micológica. Días de lluvia, seguidos de tiempo en calma sin temperaturas demasiado bajas y con buenos ratos de sol. Lo idóneo para que una gran mayoría de hongos vuelvan a salir, incluso aquellos que habitualmente faltan ya a estas alturas. Evidentemente, no se encuentran ya por todos lados, pero un lugar tan particular como el Olivar de los frailes, bien resguardado y con distintos tipos de vegetación, sigue siendo un lugar idóneo para estas ocasiones. Una semana después e incluso tras algunos días de frías nieblas, el parque seguía intensamente cubierto de setas. Ya no había níscalos (tal vez alguien les haya sacado un buen partido) pero el resto seguían ahí, incluso más bonitas que la última vez. Un buen lugar, en definitiva, para decir adiós a la temporada de setas.

Un pequeño pinar en el olivar de los frailes permite que setas como los níscalos hagan su aparición.

sábado, 13 de dezembro de 2014

SETAS DE LA CACA: STROPHARIA SEMIGLOBATA.

Stropharias subglobosas creciendo abundantemente sobre las boñigas de las señoras vacas.

      Con este apelativo poco agraciado hablamos de un conjunto de setas que suelen crecer en un entorno bastante particular y selectivo: los excrementos del ganado y sobre todo, la caca de las vacas. Pero no pensemos que estas setas no muestran interés. Más bien al contrario, hay mucha gente que va por el campo en busca de estas pequeñas setas. A priori no apetecería mucho el consumirlas, pero sin embargo cuentan a su favor que un importante número de ellas tienen sustancias psicotrópicas y alucinógenas que las hacen atractivas para estos otros micófogos no necesariamente interesados en el arte culinario. Y lo cierto es que el viaje y la nueva apertura de experiencias a los sentidos están garantizados. El GP comió inocentemente una vez un psilocibe y no lo olvidará durante largo tiempo: no vio enanitos azules saliendo de una cerveza pero sí líneas rectas que se deformaban al antojo de tu vista y perspectivas imposibles dibujadas en cualquier rincón de tu casa en una intoxicación algo más alucinógena que el THC. Era la época de las smart shops en España y allí se vendían en un limbo legal cosas tan peculiares como la Salvia divinorum y los psilocibes corrientes. Ignoramos cómo estará ahora la cosa.
      El GP no ha encontrado todavía psilocibes por la zona, pero sí otros parientes de hábitat con cualidades también alucinógenas, como algunos tipos de paneolos. En general, nos hemos encontrado con tres especies predominantes: paneolo anillado, paneolo (que creemos alucinógeno) y por último, la Stropharia subglobosa. Algunos foros de estos micófagos particulares la ponen entre las setas alucinógenas que podemos encontrar con el campo, pero decididamente, uno no va comiendo por ahí las setas que crecen en las boñigas de las vacas y ver qué pasa.   
    Las setas que fotografiamos aparecían en grandes grupos sobre los excrementos de las vacas. Eran escandalosamente numerosas y a veces no permitían reconocer la propia caca de la que emergen. Además, llamaban más la atención porque prácticamente ya eran de las pocas setas que se dejaban ver al final de la temporada, aparte del pie azul y unos pocos champiñones. Estos hongos, por otro lado, y dadas sus peculiares hábitats, no dependen del otoño para aparecer: las hemos encontrado desde el final del verano hasta bien entrado el invierno y por supuesto también en los meses de la primavera, acompañados igualmente de paneolos.

Las responsables últimas de estos hongos: vacas en la dehesa cerca de los Hornos (Sierra de Fuentes)
Hacía bastante tiempo que no echábamos una foto a una alondra "picúa". Nos acompañaban ahí donde fuésemos por la dehesa.

sexta-feira, 28 de novembro de 2014

Y POR NOVIEMBRE... OXALIS AMARILLOS

¿Quién puede atreverse a decir que esto es una "mala hierba", con las pedazo de flores que nos da?
Tupido follaje de la oxalis. Para un ignorante como el GP, acabaría diciendo que es un trébol más, y bien que lo parece...
Ahora entiendo lo de "mala hierba": el bordillo que separa la parte ajardinada del camino en el campo de mi señor padre, está completamente deglutada por las oxalis... 

     Iba el GP paseando por el campo de mi familia en Sierra de Fuentes, en busca de setas, cuando repentinamente descubrimos un tapiz de trébol que cubría buena parte del camino ajardinado afanosamente por mi señor padre. O eso era lo que pensábamos al principio. Cuando el GP se percató de sus magníficas flores amarillas le entró la duda y empezó a rastrear por libros e Internet, como de costumbre. Y rápidamente pudimos ver que de trébol y papilonácea, nada, que se trataba de una planta del género Oxalis (muy posiblemente Oxalis pes-caprae) de la familia de las oxalidáceas, y que encima esta estupenda especie era considerada una "mala hierba" y una "especie invasora". Ciertamente, mala hierba sí que es, en el sentido de una enorme malla verde que cubría toda la superficie ajardinada, pero que en esta época del año se agradece, con sus flores. Y lo de su carácter invasor, ¡bienvenidas sean, si traen estas flores! Esta especie proviene de Sudáfrica (ni más ni menos) pero parece estar ya completamente naturalizada en nuestro entorno mediterráneo, o así dicen las guías botánicas. Cuentan otras páginas no especializadas (es decir, la Santa Wikipedia) que esta especie es verdaderamente una plaga en la costa californiana. Lo más divertido de todo es que el GP en sus años de bulbero holandés, trabajó alguna de estas especies como plantas ornamentales, contando miles de bulbos de oxalis (ignorante de la belleza de estas plantas salvo en fotos de catálogo). Sea como sea, un lujo conocer a esta mala hierba invasora a mediados de noviembre. 
 En nuestro camino nos tropezamos también con una tardía mariposa de la col, posada sobre un aligustre. Aprovechando el buen tiempo otoñal, algunas especies de mariposas logran completar dos veces su ciclo reproductivo durante el año. Alguna ventaja había que tener con nuestro climá benigno y cálido...

segunda-feira, 24 de novembro de 2014

UNA RAZÓN MÁS PARA RECELAR DE LA CAZA


 

   Uno no quiere ser malo. Decididamente que no, pero encuentra imágenes como esta y se pregunta si esto es una cacería o no es en el fondo una gran metáfora de la política española. Porque no se equivoquen. No hay venados ni  ciervos abatidos. Lo que se ve ahí son los ciudadanos españoles. Sus derechos, su dignidad y el dinero que pagan con sus impuestos. Y arriba, la gran élite triunfadora en los tiempos del boom inmobiliario: politiquillos locales, constructores y sus enlaces. Por aquel entonces todo esto no importaba demasiado e indudablemente El País ha puesto su peor mala uva al pasar una imagen del 2004 por una del 2014. Pero la foto queda ahí, y tras seis años de crisis, uno se sigue preguntando cuántos sucios apretones de manos se habrán cerrado entre ciervo  y ciervo, entre migas y chocolate, palmaditas en el hombro por haber matado al bicho más grande y demás fanfarronadas señoritingas. Con semejante imágenes (por no hablar de elefantes abatidos por la realeza), como para no desconfiar de algunos cazadores.

sexta-feira, 21 de novembro de 2014

GEOMORFOLOGÍA EN LA RONDA NORTE

     
Falla inversa desde la rotonda hacia el Casar. Acostumbrados en los libros a ver fallas en estratos horizontales inalterados, puede pasar algo más desapercibida. 

Superficie de los estratos cuarcíticos mostrando bioturbación y posibles crucianas. Estos estratos se corresponden con el techo de la cuarcita armoricana y muchas veces hacen de cierre del sinclinal. Pueden observarse en diferentes puntos de la Sierra de la Mosca.
 Diaclasas y fracturas con materiales cuarcíticos triturados. A veces estos materiales triturados están cementados, lo que les confiere el aspecto de brechas, que se pueden observar muy bien en la ascensión por las laderas del mismo monte que corta la Ronda norte. 
  Coluvial del Cuaternario sobre los estratos antiguos paleozoicos o proterozoicos. Esto puede observarse ya en la trinchera de la carretera del Casar, al cortar las laderas de la sierra de Aguas Vivas.

     Volver a los sitios que crees conocer siempre viene estupendamente. Ha sido con la Ronda Norte, en la rotonda de la carretera del Casar, donde podemos encontrar el mejor corte sobre el terreno que hace dicha carretera. En ella no solo podemos observar la sucesión de  pizarras y cuarcitas armoricana que cierra el sinclinal de Cáceres, sino otras muchas curiosidades tectónicas y geomorfológicas tan enormes que da vergüenza al GP no haber caído antes. Pero como siempre hay tiempo para enmendar errores y omisiones, aquí lanzamos nuestras fotos. 
   La razón de este reencuentro la tiene básicamente, que el GP por primera vez en su vida, ha dado unas pocas clases de geología en Social Sciences. La emoción de semejante cosa hizo que empezase a buscar y remover la red en busca de curiosidades geológicas, hasta toparse con una foto de la Ronda norte en la que se exhiben estas fallas y pliegues. Una vez que la vimos, no paramos hasta volver a la rotonda y mirar el paisaje geológico desde la última vez que lo hicimos con detenimiento, hace ya cinco años... Allí el GP se encontró con lo que os mostramos: material para la clase de los pequeños alumnos y aprendices de geólogos a regañadientes...
Fallas inversas, pliegues, ripples, dendritas, sedimentos coluviales... 
    En nuestra visita no faltaron tampoco las plantas. No dejamos de asombrarnos de los helechos comunes que proliferaban en mitad de la Rotonda, no sabemos si por mero azar o por la mano de un jardinero municipal. Y tampoco faltaron leguminosas otoñales azuladas: con el otoño adelantado de lluvias, las flores se han dejado sentir con fuerza estos dos últimos meses...  
 Estratos cuarcíticos con un buzamiento casi vertical en las que aparece la bioturbación y ripples.

domingo, 9 de novembro de 2014

LAS BARBUDAS Y EL SEÑOR MONAGO.


             La barbuda, cortada prematuramente por el cortacésped del parque del Príncipe.
  La barbuda, pocas horas después. Su descomposición se conoce con el nombre de delicuescencia, y su  carne queda convertida en un líquido negruzco y tintoso.
Las barbudas no suelen crecer en grupos, pero a veces, parece que lo hacen. Y acompañadas de Amanitas phalloides, hongos de Satanás y demás parientes tóxicos.

    Adivina adivinanza, ¿en qué se parece una barbuda al señor Monago? En que en el mundo de las setas y de los hombres, tanto las barbudas como nuestros políticos son los primeros en corromperse. En las barbudas, basta escasos días para que su elegante figura quede convertido en un sucio caldo negro. En los políticos...  ¿qué se puede decir que no sea ya un tópico en las redes sociales?
     El GP siempre ha querido dejar la política fuera de sus intereses naturales (para eso hacía otro blog), pero hay veces que la indignación lo hace inevitable. Pobre señora barbuda, que la he comparado con majaderos sin nombre común pero con nombre y apellidos propios. Y lo peor de todo, es que tratan a gente como el GP (o cualquiera que lea el blog) como ingenuos e inocentes retrasados mentales. Pobre señor Monago, llorando hace un par de días, arropado y aplaudido por su corte de sicofantes lameculos perdonalotodo, y jurando que va a devolver hasta el último céntimo. Como si eso bastase y fuese un acto de arrepentimiento suficiente: se devuelve el dinero y aquí no ha pasado nada. Borrón y cuenta nueva.
     De todo esto extraemos una pregunta: ¿y qué habría pasado si esto no se hubiese sabido? ¿Habría devuelto Monago un solo céntimo de esos viajes privados, sabiendo él en conciencia que no era dinero suyo el que estaba usando? Es decir, que mientras no te pillen, todo está permitido. La justicia solo está para los pobres y los imprudentes que se dejan atrapar. Uno pensando mal hasta podría imaginarse a Monago fardando de sus viajes a Canarias y muy posiblemente asegurando que no le costaron ni un euro. Y quizás lo hubiese seguido haciendo de no haber salido a la luz. Así que la divisa nueva de regeneración en nuestros partidos, tal vez sea, en lugar de "sigue robando", es "ten más cuidado mientras robes". Nuestros políticos sin querer acaban citando a un viejo filósofo griego, Antifonte, que hablaba de la justicia en términos de parásitos: aprovéchate de las buenas leyes para todos, e intenta evitar todas aquellas que te perjudiquen.
     Pobre señor Monago. Hasta ahora me caía casi bien. Podría estar a favor o en contra de sus leyes, pero me resultaba completamente indiferente como persona, lo que es un gran halago para un político. Ahora es uno más del club de las barbudas. De esas que con solo tocarlas, se corrompen, su carne ennegrece y chorrean tinta. Y como miembro del club, el GP no le pide la cárcel: tan solo que deje su puesto y abandone la política. Es el auténtico precio a pagar por la corrupción, y no solo devolver lo que haya gastado indebidamente.

quarta-feira, 5 de novembro de 2014

FALSAS AMANITAS CESÁREAS


   El GP no puede salir solo con la bicicleta por estos montes de dios. Por más que desea uno hacer ejercicio, se va topando con un pedrusco, un bicho y multitud de setas que hacen inevitablemente que en lo mejor de la subida, aparquemos nuestro bólido y nos pongamos a ver alguna cosa. Quizás la culpa también sea llevar una cámara a todas partes: la tentación entonces se hace aún más fuerte. Y si es temprada de setas, como ahora, todavía peor. 
   Aunque la oronja (Amanita caesarea) es casi inconfundible, en ocasiones la Amanita muscaria nos puede dar que pensar. Así, el otro día, dando un paseo con la bicicleta por la sierra de Aguas Vivas, nos encontramos con algunas amanitas que aparentemente lucían como buenas cesáreas. Con un atractivo color anaranjado y casi carentes por completo de las manchitas blancas del sombrero, estas setas podrían parecer oronjas para aquellos observadores  poco diestros (al GP le hicieron bajar de la bicicleta y pensar un poco la seta). Sin embargo, nada más darles la vuelta reconocimos sin más problemas el apellido muscaria en este hermoso hongo: las láminas y el pie blanco la hacen fácilmente reconocible frente a la oronja. 
    Estas no fueron ni mucho menos las únicas setas que nos encontramos. No faltaron las Amanitas rubescens o spissa, como las de la foto de arriba (no tendríamos el 100% de seguridad en reconocerlas una de otra), ni tampoco lactarios, pisolitus y otras que no encontramos formas de reconocer: la lluvia nos fastidió en lo mejor de la faena y tuvimos que regresar a casa con ganas de más... y algo mojados.
 
El lugar donde nos encontramos tantas Amanitas: encinar y retamas. Parece ser que amanita muscaria y amanita  vinosa  están compartiendo hábitat en toda la zona...