domingo, 16 de outubro de 2016

HEROICAS QUITAMERIENDAS

Vertiginosa floración de las quitameriendas con apenas un día de lluvia.


   Después de este parón post-estival, (hay cosas que contar, pero el periodo post-vacacional no ayuda) volvemos con las primeras manifestaciones del otoño, un otoño que está llegando algo tarde en nuestro entorno y que se deja sentir sobre todo en las plantas herbáceas que a estas alturas del año deberían estar repoblando nuestros campos secos. 
  La quitameriendas (Merendera pirenaica) suele ser la flor más madrugadora del otoño. Nosotros la hemos visto en Piornal a mediados de agosto en los pastizales de la sierra de Tormantos. Sin embargo, aquí en la llanura cacereña y este año, con la falta de lluvias, les ha costado arrancar más de lo que acostumbran. Aún así, nos hemos encontrado heroicos ejemplares en mitad de yermo, antes de las primeras lluvias de octubre. 
Se puede observar en estas fotos el estado de extrema sequedad del suelo,
después de tres meses con solo dos días de lluvia.
Resulta casi imposible comprender cómo estas bulbáceas son capaces de romper este terreno tan seco y duro y sacar a la luz sus delicadas flores prácticamente de la nada. 
El secreto, como en otras plantas del estilo, consiste en la suerte que hayan tenido para almacenar reservas en su pequeño bulbo. Las flores aparecieron en el cañada del ferial, camino del puerto de las Camellas, en un entorno pizarroso y arrasado. Un sitio más seco que este, es difícil de encontrar en Cáceres, y sin embargo aquí se dan como hongos...  

La cañada hacia las Camellas. En mitad del camino, ahí
tenemos las quitameriendas...

Salvada por la campana... esta pequeña rana ha superado la sequía estival por
los pelos, justo cuando su charca benefactora se había secado del todo.

Sem comentários:

Publicar um comentário