sexta-feira, 17 de junho de 2016

MADRESELVAS DE LA SIERRILLA



Frente a la madreselva oriental las flores de la etrusca son más rosadas.

En nuestros paseos ciclistas por la Sierrilla no es difícil toparnos con algunos arbustos esparcidos de madreselvas (Lonicera etrusca), especialmente en setos naturales formados en los linderos de caminos, junto con las zarzamoras.  Esta es una bonita flor que podemos disfrutar en la primera quincena de junio, cuando todo lo demás se va secando. La madreselva 
Aquí vemos las peculiares hojas de esta madreselva...

natural de la que aquí hablamos es el pariente mediterráneo de la madreselva de nuestros jardines (Lonicera japonica) y a juicio del GP, la autóctona supera a la especie oriental en belleza y forma. Sus flores con tonalidades rosadas y las peculiares hojas fusionadas que rodean primero la flor y después su fruto anaranjado la hacen más exótica y vistosa que las especies extranjeras. 
Setos con madreselva en los caminos de la Sierrilla. 

 Sin embargo, la pariente japonesa tiene sus virtudes: crece muy rápidamente y de forma tupida, así que la podemos encontrar en muchos setos de la ciudad.  Dado su rápido crecimiento, los jardineros no dudan en usarla como cerramiento de parques y parcelas privadas -precisamente en la Ronda Norte y antes de subir a la sierrilla, hay un cerramiento muy tupido de esta madreselva-. Es por ello que se considera una especie invasora que puede desplazar no solo a su pariente etrusco sino a todo el que se ponga por delante o mejor dicho, por debajo de ella. 

Sem comentários:

Publicar um comentário