quarta-feira, 21 de abril de 2010

YA ESTÁN AQUÍ...

La excelente luz que existía esa mañana y la buena disposición de las señoras Ridibundas, me permitió las mejores fotos que he hecho a mis queridos anuros. Se puede obsrvar la piel rugosa que caracteriza a la rana común, a diferencia de otras como la rana de San Antonio o la meridional.  

.

Aunque han llegado con un poco de retraso, por fin las encontramos con nosotros. Después de estar infructuosamente atravesando regatos y contemplando charcas todo el mes de marzo sin ningún encuentro, observo cómo en una salida matutina con Juanito en el parque del Príncipe, nuestras ranas han hecho su aparición en el riachuelo y las fuentes del parque. Y vaya ranas, bien puestas al sol, felices y contentas después de un invierno tan largo y frío como el último que hemos tenido (otros años, era fácil encontrarlas en marzo).  Estuve buena parte del paseo con Juan con un ojo puesto en el carro y otro en las ranas que iban apareciendo por las orillas, que muy gentilmente cedían su imagen a nuestra cámara fotográfica. 

El lugar del hallazgo. Aquí las ranas comunes son muy frecuentes, aunque no tengo constancia de otras especies, exceptuando algunos gallipatos.

Sem comentários:

Publicar um comentário