quarta-feira, 4 de agosto de 2010

CUANDO SALÍ DEL HUEVO

El tiempo que tardan en atravesar esta fase larvaria depende de muchos factores: escasez de alimento, temperatura...
En verano, bastan dos meses para terminar el proceso.
El renacuajo en su fase más conocida: desarrollando las dos patas posteriores.

Se reconocen ya rasgos de la futura rana, aunque se mantiene una boca succionadora.
 Las ranas comunes son vegetarianas en su fase larvaria.

Los primeros pasos de la ranita, que mantiene todavía  restos de
la cola de su fase larvaria. 
.
Inevitable no hablar de estos simpáticos seres que pueblan los estanques más insospechados en los meses del verano. Los renacuajos o cágados como los llamamos en mi aldea del norte, representan una de las metamorfosis más asombrosas y peculiares del mundo animal que nos brinda nuestro entorno más cercano: el paso de un animal con branquias a otro con respiración pulmonar y anatomía terrestre. Basta acercarnos al parque del Príncipe y observar cientos de ellos de todos los tamaños y variedad. Desafortunadamente, no de todas las especies: solo hemos podido observar los de la especie dominante, la rana común, que tantas fotos lleva acumuladas en el blog.
.
El hecho de que esta metamorfosis, en los que literalmente se pasa del pez al animal terrestre, pase cada día más desapercibida representa para el G.P. lo lejano que está nuestra conciencia de las verdaderas preocupaciones ecológicas y el interés por la naturaleza. Y es que la desaparición de una especie de anfibios de una zona puede tener connotaciones mucho más graves a escala ecológica que la prohibición o no de las corridas de toros. Los anfibios llevan representando desde hace tiempo una medida muy útil para evaluar la degradación ambiental. Y es que estos pobres bichos se lo llevan todo: el calentamiento global afecta su ecosistema natural, las zonas húmedas. La mayor presencia de radiacion ultravioleta provoca enfermedades en su delicada piel.  La contaminación de las aguas hace insalubres para algunas especies muchos ecosistemas. Y por último, la presencia de especies invasoras destruyen a los renacuajos que tenemos en las fotos. Unos animalillos, en definitiva, que merecen mucha más atención de la que hasta ahora han tenido. 
.
El Parque del Príncipe, lugar donde podemos contemplar paso a paso esta maravilla.

Sem comentários:

Publicar um comentário