segunda-feira, 16 de abril de 2012

SEQUÍA Y PIZARRAS EN EL ALMONTE

Las fracturas de las pizarras, descarnadas por completo de su suelo original por la acción del río,
 son aprovechadas por los pescadores como improvisados bancos y forman un peculiar paisaje escalonado.

Enormes muros verticales de pizarras y grauvacas quedan ahora al descubierto.

Los dientes de perro que salen a la luz, cubiertos por el barro seco, muestran el antiguo nivel del suelo. A su lado, una hornacina de granito del siglo XVIII se mantiene firme resistiendo las inundaciones del pantano.

La sequía de este año deja nuestros embalses al límite, y el de Alcántara no es una excepción. En su lejana cola, en la confluencia entre el Almonte y el Tamuja, el nivel del agua está bajo mínimos. No es tan raro encontrarlo así tras un verano largo; es más preocupante que en plena primavera se encuentre a esos niveles. Sin embargo, hay que hacer de tripas corazón y aprovechar aquellas pocas cosas que la sequía nos permita contemplar, entre ellas, las grandes formaciones pizarrosas que el agua ha dejado al descubierto en este paraje. 
Para aquellos que conocen un poco el perfil geológico local, este resulta el terreno más abundante de la provincia y que ocupa buena parte de lo que se conoce como la penillanura cacereña. Pizarras y grauvacas precámbricas se suceden, aburridas, monótonas, por lo general poco interesantes para el buscador de pedruscos. Sin embargo, con estos desniveles del terreno, artificiales o no, las pizarras pueden presentar formas curiosas y que permiten dar la sensación a quien los visita de un paisaje casi lunar.  

 Los falsos estratos son provocados por los distintos niveles de las aguas.

 Puentes construidos en torno a 1530, que quedan al descubierto con la sequía.

Distintos filones de cuarzo atravesando las grauvacas.

Sem comentários:

Publicar um comentário