quarta-feira, 20 de março de 2013

PLANTAS FÓSILES EN EL MARCO



     Dicen que no siempre llueve a gusto de todos, y en las últimas semanas parece que vemos a la población cacereña echando pestes cada vez que cae una gota de agua del cielo, especialmente si es en el fin de semana. Pero todo el mundo sabe que muchas cosas buenas trae la lluvia. Entre ellas, que arrastra o deja piedras al descubierto, y para un nerv de las piedras como el G.P. eso son oportunidades de ver cosas nuevas. Así ocurrió en el Marco: las obras del puentecillo nuevo en Fuente fría han removido los sedimentos de la zona, y la fuerte corriente ha dejado al descubierto numerosas tobas calizas a su paso por el lugar, y eso nos permitió encontrarnos esta magnífica roca con restos fósiles.  Lo normal que ocurre en las tobas es que contengan las huellas de tallos o raíces recubiertos de caliza, pero cuando nos hemos encontrado las impresiones casi completas y perfectas de estas hojas, nos damos cuenta que hemos sido algo más afortunados que de costumbre.
       Nadie piense que nos encontramos ante un helecho fósil del Carbonífero, por lo menos. Estos fósiles son mucho más humildes en lo que a cronología se refiere y son de fechas muy recientes, del Cuaternario. Aunque no somos expertos en absoluto en materia de botánica, sí nos atrevemos a decir que corresponde a la vegetación de ribera que crecía en las márgenes  del Marco antiguo, y que posiblemente no guarda demasiadas diferencias con algunas de las especies que podemos ver ahora en cualquier ribera más silvestre que la nuestra: alisos, sauces, fresnos... En cualquier caso, un hallazgo feliz.


3 comentários:

  1. Alucinante. Qué bien conservadas están,aunque parecen muy delicadas. En la foto da la impresión de que haz y envés de la hoja se separan. Parecen de sauce. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no me esperaba yo encontrarlas en tan buen estado. Suelen estar partidas o en pequeños fragmentos. Y aunque la roca era bastante grande, y solo pensar que este ejemplar podía acabar en una escombrera me estaba matando. No sé si este pedrusco tendrá algún interés para los investigadores de la geología y paleontología de la región, pero lo tendré que preguntar. Y sí, a mí también me parecen que son las impresiones de hojas parecidas a las de un sauce, pero en ese punto yo te cedo la palabra.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, me parece muy interesante lo de las hojas en la formación tobácea, y quería plantearte una duda. Hago el blog Almanaque Natural y muchas de mis entradas, solo algunas geomorfológicas, son de Ciudad Real. Voy mucho por el oeste hacia límites extremeños y el Guadiana y algunos afluentes circulan por territorios silíceos de pizarras y cuarcitas, pero en bastantes casos el lecho del río está formado por una formación pseudo-tobácea que incluye muchos cantos rodados y huecos tipo toba. Esto lo he visto en Guadiana y Tirteafuera y me cabe la duda si se trata de formaciones tobáceas o si es un aluvial alguna vez carbonatado.
    Perdona la larga pregunta y encantado de poder seguir tu blog desde hace un par de años.
    Saludos de Enrique

    ResponderEliminar