quarta-feira, 14 de outubro de 2015

MÁS SETAS DEL PARQUE: LACTARIOS DIVERSOS

     Un grupo de lactários crece entre el césped en compañía de chopos y negrillos. Las láminas son blanquecinas, pero con cierta tonalidad rosada. 

     El lactario del chopo con su típica leche blanca, muy picante, según entendidos...
    
     Ya huele por fin a otoño por el parque. Notas la humedad metiéndose en el cuerpo, las zapatillas mojándose al pisar la hierba, los niños perdidos de barro hasta las orejas... y por supuesto (para alegría de los micósofos), más setas que contemplar... Por cierto que la palabra "micósofo" acaba de acuñarla el GP, para designar la sabiduría de las setas que necesariamente no pasa por comerlas... Y una de estas setas que bien podrían ser tema de micosofía (pero no de gastronomia de micófagos) corresponde al lactario de los chopos, o Lactarius controversus, un magnífico hongo de considerable tamaño -puede llegar a los veinte centímetros-, de la familia de los níscalos y que como buena parte de los lactarios, tienen una carne tan picante que los hacen incomestibles. Sin embargo, estos lactarios son bien llamativos: su tamaño y su elegante porte los hacen visibles desde lejos junto a sus árboles acompañantes, los abedules, chopos y alisos. Además, es raro ver a estos hongos aisladamente: suelen crecer formando grupos lo que les hace todavía más visibles, como los buenos ejemplares que vemos arriba, en esa ocasión, más cerca de los olmos negrillos -se puede ver la hoja- que de los propios chopos, aunque siempre en un área cercana.
     El otro lactario que vimos estos días corresponde al lactario alcanforado(Lactarius camphoratus) creciendo bajo los piñoneros, en el lugar donde acostumbran hacerlo las rúsulas acres y los champiñones amarillentos. Comparado con el anterior es mucho más diminuto, aunque su porte también tiene cierta elegancia con un pie relativamente largo frente al sombrero. Los entendidos aseguran el olor fuerte de achicoria; el GP, resfriado como está, apenas percibe algo de ese aroma... Al igual que el anterior, tampoco resulta comestible.  
Un grupito de estas setas: a diferencia de otros lactarios, su leche no es demasiado abundante.

 Lactario alcanforado creciendo entre la acícula de los piñoneros. Este lactario sin embargo, puede crecer en otros muchos entornos.
 
Juan haciendo de Peppa pig, saltando en los charcos de lluvia. Acabó tirado en uno de ellos, con  la cabeza cubierta de barro.

Sem comentários:

Publicar um comentário