segunda-feira, 12 de outubro de 2015

GLADIADORES ALADOS: LAS HORMIGAS TOMAN EL ESPACIO AÉREO DE LA CIUDAD

   En estos primeros días de octubre se imagina el GP que todo el mundo se ha quejado alguna vez de estas molestas hormigas voladoras que como cada otoño, levantan el vuelo tras la primera lluvia fuerte e inundan la ciudad con su vuelo torpe y atontado. 
Más allá de las molestias de tragarse uno de estos bichos o descubrirlo subiendo por el cuello, el GP quiere ver el lado heroico del asunto, y si siguiésemos un rato a estas hormiguillas seguro que nos encontraríamos algo fascinante detrás de su fugaz vuelo, como lo que ocurrió en nuestra visita por el parque del Príncipe, en el desfiladero -para las hormigas- del estanque circular.Así es la historia:

1. Dos hormiguillas muy chulas con sus alas en alto van por el parque en busca de un nuevo hormiguero. Pero tienen la mala suerte de cruzarse en el camino.  Mal ambiente...
2. "Como no te apartes aquí hay leches", dice la más presuntuosa y arrogante de las dos. Mientras, las alas y antenas han atraido la atención de otros colegas de vuelo y se acercan a trancas y barrancas -como las hormigas de la tele- al lugar del espectáculo.

3. Bing bang! Aquí las hormiguillas están ya a antenazo limpio, mientras que sus compañeras parecen estar diciendo "pe-le-a, pe-le-a", como colegiales, preparándose para saber quién es la siguiente en sacudirse.

 Al final, la cosa acaba mal para las pobres hormigas y quienes terminan contentos son los peces del estanque, que se meten un banquetazo de proteínas literalmente caído del cielo... Cosas de la vida. 

Sem comentários:

Publicar um comentário