domingo, 17 de abril de 2016

HONGOS DE PRIMAVERA

Paneolo emergiendo de las boñigas de las vacas (Santo Toribio-Capellanías)
    En las últimas salidas del GP nos hemos ido encontrando con distintos tipos de hongos a los que siempre retratamos (hay pasión por cualquier hongo, por minúsculo que sea), pero que al final quedan olvidados en los archivos digitales.
Un hongo tradicional al final del invierno: Pisolithus (Portanchito)
Yesqueros colonizando los bancos de madera del parque del Príncipe.
    Como siempre decimos, dejar los hongos únicamente para el otoño es un error, y siempre nos podemos encontrar con curiosos ejemplares hasta bien entrada la primavera.  Suelen ser hongos de carácter lignícola (políporos, yesqueros, orejas de Judas), que crecen sobre excrementos (paleololos, estrofarias...) o algunos miembros de la familia de los bejines, presentes casi todo el año, excepto en la estación veraniega. Pero tampoco faltan el regreso de champiñones y puede que en una buena combinación de agua y sol, algún que otro boleto o amanita, los hongos típicamente otoñales. Tampoco hay que olvidar que hay especies típicamente primaverales, que están citadas en los alrededores de Cáceres, pero que el GP nunca ha visto, como la  Amanita ponderosa
Restos de invierno, pezizas y estrellas de tierra (Aguas Vivas)
Por último, no hay que descartar toparnos con restos resistentes de hongos de estaciones pasadas, como por ejemplo las pezizas, típicamente invernales, o las estrellas de tierra, muy abundantes en algunas zonas de encinar. En la mayor parte de los casos, son restos que ya han cumplido su etapa biológica, pero que sobreviven al paso de las estaciones. Por poner un ejemplo, el GP tiene un ejemplar de estrella de tierra en sus maceteros... desde noviembre pasado, y como si nada.
Sobre las boñigas, un hormiguero y rodeándolo un montón de paneolos.
Más estrellas de tierra, abiertas y cerradas, junto a un posible cortinario.
Rúsulas, posiblemente el gorro verde en la hojarasca de encina.
Una amanita deformada junto a pequeños lactarios.
Más lactarios: la flor de la derecha nos habla de la primavera...

Posdata micológica: 
tras las lluvias, nuestra última salida a la sierra de Aguas Vivas no podía ser de otra forma. Aparte de las orquídeas -de las que hablaremos más adelante-, nuestros hongos no nos han decepcionado, y dejamos aquí algunas muestras más de los hongos primaverales. Más paneolos y estrellas, pero también lactarios e incluso una amanita fuera de temporada. Por supuesto, no son setas para recolectar: el gorro verde, una seta que parece ser deliciosa, estaban atacadas por los gusanos, aunque los sombreros parecían en buen estado.

Sem comentários:

Publicar um comentário