sábado, 24 de dezembro de 2016

SETAS DEL OTOÑO 2016

Amanita muscaria, un día antes de Nochebuena, al lado de la Ronda Norte.  
    .
Champiñones sedosos, en Los Barruecos.
Finales de octubre.
Marasmios (Los Barruecos).
Finales de octubre.
   Y despedimos el año con nuestros mejores encuentros micológicos del último otoño y un recuento del año. En cuestión de setas, ha llamado la atención del GP la presencia de hongos durante la primavera del 2016, que se caracterizó por ser mucho más húmeda de lo normal. A la proliferación floral (sobre todo con nuestras orquídeas, nuestro otro termómetro climático) se sumaron una gran cantidad de hongos, de forma que fue fácil ver coprinos, yesqueros, paneolos, orejas de Judas, lactarios, rúsulas y alguna seta mayor en marzo y abril. 
Volvarias, dehesa del Junquillo-Aldea Moret.
  El otoño ha sido otra historia: empezó tarde, pero la estación, por otro lado, no ha acabado aún. Basta salir al campo un poco para darnos cuenta que podemos seguir encontrando setas a mansalva, por la ausencia de bajas temperaturas. Aún hay buenas macrolepiotas, pie azules, amanitas muscaria y tricolomas... aunque por lo general, las setas están ahora en peor estado para la recolección, más agusanadas o atacadas por insectos. 
El otoño ha venido algo desacompasado en los alrededores de Cáceres que nosotros investigamos con más tesón: la sierra de Aguas Vivas, Capellanías, dehesa del Junquillo, el parque del Príncipe y el Olivar de los Frailes. 
   No tuvimos gran cosa que contar durante toda la primera mitad del otoño por la falta de lluvias y el excepcional calor de septiembre, que alargó la sequedad del verano algunas semanas más. 
Lepiotas phoedisca, en la dehesa del Junquillo-Aldea Moret.
Mediados de noviembre.
Barbuda (dehesa del Junquillo, Aldea Moret).
Mitad de noviembre.
 Eso sí, en octubre conseguimos ver los boletos aislados (Boletus impolitus) en la cañada de la sierra de Aguas Vivas. Después llegaron las setas siempre presentes de champiñones, bejines y lepiotas pequeñas por todos los campos de alrededor, y al menos observamos la llamativa myriostoma del parque del Príncipe, junto a políporos muy creciditos desde el verano pasado, momento en el que empezaron a aparecer. Después de los Santos, tan solo vimos algún lugar en el Junquillo llamativo por la presencia de varias barbudas juntas. 
Cortinarius trivialis, parque del Príncipe,
principios de diciembre.
   Solo cuando llegamos a los últimos días de noviembre y el actual mes apareció la variedad típica del otoño, un poco más tarde de lo normal pero que se ha mantenido bien por la ausencia de frío y la presencia de lluvias. Como siempre, las setas son caprichosas y solo los dioses entienden sus designios y apariciones. A las volvarias y pie azul, le acompañaban buenas macrolepiotas. Especialmente abundante ha sido en nuestras salidas los bonitos cortinarios trivialis, muy abundantes en algunas encinas del parque del Príncipe, del Olivar de los Frailes y en la Sierrilla. Por último, ha sido en pleno mes de diciembre cuando hemos visto los mejores ejemplares de hongos por nuestros alrededores, y donde hemos encontrado los ejemplares menos comunes, como tricolomas, amanitas y macrolepiotas. 
tricoloma saponaceum, en el Olivar de los Frailes,
con un sombrero bastante similar a la phalloides.
En este sentido, nos llamó la atención haber encontrado algunas partes de la Sierrilla ocupadas por macrolepiotas, que no habíamos conseguido ver en toda la temporada. 
El desarrollo de las setas nos muestra   siempre pistas climáticas del otoño. Como vemos en la comparativas con la media de 1981-2010, se puede ver un comienzo estacional bastante más cálido de lo normal, y la ausencia de frío pronunciado hasta diciembre, sin heladas. La presencia de lluvias y la falta de frío han permitido que las setas hayan eclosionado bien en noviembre-diciembre. Así que todavía será posible alguna que otra salida al campo y tener la posibilidad de encontrarnos con algunas curiosidades micológicas. 

Comparativa de precipitaciones y temperaturas del otoño de 2016 en Cáceres. Fuente: AEMET.

Sem comentários:

Publicar um comentário