domingo, 3 de abril de 2011

DE VISITA AL... INVERNADERO DEL PARQUE DEL PRÍNCIPE


El exterior del invernadero...
Contemplando las cícadas...

        Con mucha sorpresa nos topamos Juan y yo con el flamante invernadero del parque del Príncipe, inaugurado hace apenas una semana. Ver que por fin un edificio construido veinte años atrás -el guarda del invernadero decía que el edificio se remontaba a los años ochenta- se abre al público definitivamente causa cierto alivio Supone el G.P. que las prisas electorales no habrán sido ajenas a todo esto, pero se celebra igualmente. El interior guarda decididamente pequeñas joyas de la botánica que en una ciudad como Cáceres se iba haciendo necesaria su exposición. Plantas exóticas, cícadas, helechos enormes... son capaces de transportarnos no solo a bosques tropicales, sino a parques del jurásico, dada la antiguedad remota de muchas de las especies. Para un profano en la materia como el G.P., los paneles explicativos además ofrecen una información muy útil y didáctica.  

        En la modesta opinión del G.P., la iniciativa debe ser bien recibida. Es de esperar que ahora se prolongue en el tiempo: muchas veces en el parque del Príncipe inversiones costosas han caído en saco roto por el abandono de los años y la falta de fondos para mantener esas estructuras. Habría que buscar quizás que el mantenimiento de estas instalaciones fuera un deber cívico a cumplir no solo por la administración local, sino por todos los ciudadanos amantes del medio ambiente y la naturaleza. La presencia de asociaciones como la de los Amigos del Parque del Príncipe supone un rayo de esperanza en un panorama asociativo tan grisáceo como el que suele brillar en nuestro país.

Una peculiar flor de nombre extrañísimo que no consigo recordar.

Al salir, la Sra. Pica estaba en las ramas más altas de los negrillos del parque.

Sem comentários:

Publicar um comentário