segunda-feira, 7 de maio de 2012

TREMELLAS EN PIORNAL



      Este fin de semana el G.P. y los suyos han subido a las cumbres de Piornal. Y aunque la visita giraba en torno a cuestiones domésticas de escaso interés aquí, el GP aprovechó para despertarse bien temprano una mañana de domingo y salir del pueblo rumbo a las pozas del Calderón. Hasta allá abajo no llegamos, pero en el camino se topó con estos hongos maravillosos que ahora mostramos.
   La tremela mesentérica (tiene el mismo nombre científico) es un auténtico placer visual, y como el que escribe nunca se había encontrado con este hongo antes, puedo asegurar que estuve un buen rato contemplando dicho hongo desde todas las perspectivas posibles. Su aspecto gelatinoso puede causar cierta repugnancia (basta con no tocarlo para evitar esa sensación) pero su color en mitad del gris invernal atrae las miradas de cualquier curioso y no deja indiferente a nadie. Durante las temporadas secas el hongo se endurece, pero en presencia de más humedad vuelve a recuperarse con facilidad gracias al mucílago -una sustancia vegetal viscosa que contiene en su interior. Como curiosidad el nombre viene del latín (trémulo, temblor), en cuanto que su débil consistencia hace que el viento la pueda mover con gran facilidad.
     Aunque la suegra del G.P. asegura que son bastante habituales en la zona, tan solo encontramos tres ejemplares en nuestra marcha, surgiendo de los troncos podridos de los rebollos de la zona, como puede apreciarse en nuestras fotos (hechas con un móvil, no se puede pedir más a la calidad de la pobre cámara). Naturalmente, que nadie espere encontrar un manjar culinario en esta hermosísima especie. Y ni falta que hace, podríamos concluir.

Invierno piornalego... en plena primavera. Es día 6 de mayo y ni una sola hoja se asoma de los rebollos que coronan la meseta donde se asienta el pueblo de Piornal.

Sem comentários:

Publicar um comentário