sábado, 12 de janeiro de 2013

SAPOS DE ESPUELAS INVERNALES

     El Sr. Espuelas posando para la cámara.
 
     Nuestro rechoncho amigo en su posición original.
 
     Este invierno está siendo bastante rico en encuentros con nuestros amigos los anfibios. Las temperaturas poco extremas, una alta humedad y pluviosidad están permitiendo que quienes muchas veces quedan aletargados decidan moverse un poco más en busca de actividad. Si hace algunas semanas fueron las ranitas meridionales, ahora son los sapos de espuelas los que tienen el gusto de asomarse a nuestra cámara. Nuestro lugar de observación, el estanque del campo de la familia del G.P. en Sierra de Fuentes. Pero suponemos que se podrán encontrar por todos los alrededores de la zona.  
     Aunque frecuentemente se nos dice que el sapo de espuelas no suele descansar mucho en las charcas o riachuelos y es eminentemente terrestre, lo cierto es que siempre lo hemos visto junto a ella. Pero los motivos pueden ser bien distintos: si en verano lo veíamos en las charcas para darse un chapuzón y olvidarse del calor, en esta época inicia su ciclo reproductor si las condiciones climáticas son las adecuadas. Por otro lado al sapo de espuelas le gustan más las siestas estivales que las del invierno, y es más frecuente en este anfibio esconderse en el verano que durante estas fechas. En cualquier  caso, tanto gusto el conocerle, Sr. sapo.

Sem comentários:

Publicar um comentário