quinta-feira, 3 de outubro de 2013

MINERALES DE CÁCERES: CORDIERITA

    Cordierita pinitizada en un granito de la rivera de Araya.

      Invitamos hoy a detenernos brevemente sobre un mineral extremadamente común en nuestra geografía cacereña pero que muchas veces pasa desapercibido para los recolectores de pedruscos, puesto que suele aparecer como componente mineral de rocas y casi nunca tiene presencia propia e independiente. La cordierita es uno de los minerales más típicos que aparecen en procesos de metamorfismo de contacto, tan frecuente en muchos puntos cercanos a Cáceres, y está formado, como otros muchos minerales del estilo, de un silicato complejo con un montón de elementos (aluminio, magnesio y hierro fundamentalmente).  La cordierita suele ser acompañante de minerales metamórficos típicos como la andalucita, estaurolita o granate, pero en nuestro entorno esta domina con mucho sobre todas las demás.
      La forma más típica es encontrarla en forma de multitud de granos o "moscas" sobre pizarras sometidas a metamorfismo, y así aparece en las inmediaciones del junquillo y algunos lugares de contacto del batolito granítico de Araya con el sinclinal cacereño. Sin embargo, nosotros aconsejamos observarlas en el cauce del río Salor o las cercanías de los Barruecos. Este es un lugar estupendo para contemplar pizarras mosqueadas de envergadura, con granos bien formados y abundantes. En esta zona, las rocas parecen haberse agarrado un buen sarampión con tanto calor, y han surgido estas acumulaciones de cordierita de color negruzco, producto de la fusión de minerales oscuros.  
      Tenemos otros lugares para contemplar buenas cordieritas sin estar vinculadas a estos granitos de las pizarras mosqueadas. Estos lugares lo constituyen algunos enclaves graníticos de la rivera de Araya. Aquí las cordieritas pueden encontrarse en cubos rectangulares de casi un centímetro, destacando sobre la masa del granito. Unas veces aparecen modificadas hacia otro mineral, la pinita (de color negruzco verdoso) y en otras ocasiones, frescas y con tonos más pálidos y reflejos azulados, típicos de este mineral. 
    En la rivera de Araya tenemos la suerte de encontrar la cordierita en sus distintas paragénesis: formando parte del granito de la zona por un lado, y como mineral producido por el metamorfismo de contacto sobre las pizarras precámbricas del complejo esquisto grauwáquico. En ocasiones podemos encontrar ejemplares con los dos tipos de rocas y la cordierita acompañando en ambas como mineral predominante. La presencia de cordierita en los granitos, por otro lado, nos ofrece interesantes pistas de la formación de esas rocas plutónicas, puesto que pueden indicarnos un origen sedimetario del mismo batolito. 

Cordierita más fresca en granitos usados para la construcción del AVE. Arroyo Villoluengo.

Pizarras sumamente endurecidas en el molino de Hijadilla (Salor), con "moscas" de distinto tamaño de cordierita. 

Sem comentários:

Enviar um comentário