domingo, 23 de fevereiro de 2014

CONTEMPLANDO LA BANQUISA ÁRTICA EN TERRANOVA...


     Pues sí, hemos dado un salto inimaginable en nuestro blog y evidentemente el G.P. no ha podido evitar citar su magnífica vivencia aérea del Canadá con estas fotos de la banquisa ártica. Este fue un pequeño regalo inesperado para el viaje del G.P. a Boston, que se mereció una veintena de fotografías por parte de nuestra cámara. El tiempo era tan malo que nuestro vuelo a Nueva York tuvo que desviarse hasta Gander (Terranova) para poder repostar, y sin quererlo regalarnos un paisaje desconocido para una persona poco acostumbrada a los inviernos más fríos de la tierra. 
     Para aquellos que no lo sepan, diremos que la banquisa ártica es la superficie oceánica transformada en una capa de hielo permanente a causa de las bajas temperaturas o de precipitaciones de nieve. Esta superficie se extiende en los meses más fríos del año hasta las aguas de la isla de Terranova, en Canadá a una altura similar a lo que sería Bretaña en Francia. Las razones de la aparición de la banquisa a tan baja latitud en Norteamérica tiene que ver con las corrientes marinas frías -en contraste con las de Europa, cálidas-, pero hay más razones que explican el fenómeno. En cualquier caso, es hoy materia fundamental de estudio para la investigación del calentamiento global, pues su mayor o menor envergadura, y su mayor o menor espesor son una prueba específica de gran interes para reconocer qué narices está pasando en nuestro entorno. En este mes de febrero, más concretamente, la presencia de numerosas bajas presiones sobre Europa occidental durante todo el invierno ha facilitado que la banquisa sea más amplia en el este de Canadá y casi inexistente en toda la costa europea. De hecho, la falta de nuestro anticiclón de las Azores invernal, ha condicionado también este fenómeno. Qué cosas...

El aeropuerto de la remota ciudad canadiense. Este aeropuerto entró en la historia cuando tuvo que recibir todo el tráfico aéreo proveniente de las ciudades europeas en el momento de los ataques del 11-S. Desde entonces, el aeropuerto recibe numerosos aviones que vuelan en condiciones climatológicas graves, como el nuestro.
La banquisa en formación, mucho antes de llegar a la costa de Canadá. Lo que aparentemente es espuma en el mar poco a poco se va espesando y haciendo más sólida hasta cubrirlo por completo.

Sem comentários:

Publicar um comentário