sexta-feira, 10 de julho de 2015

PEGMATITAS JUNTO A LA AUTOVÍA


A la derecha tenemos una pegmatita gráfica, fundamentalmente de feldespato con pequeños cristales de cuarzo y con considerables cristales de moscovita en la parte superior. A la izquierda la pegmatita tiene una pequeña película verdosa que se debe a la transformación de la moscovita en pinita. muchos de los ejemplares han estado sometidos a una fuerte meteorización.
Grandes cristales de turmalina, desplegada en formas de haces o entrecruzada desordenadamente. Los cristales rebasaban los tres y cuatro centímetros de largo y medio centímetro de ancho.Desgraciadamente los granitos que son su base están muy meteorizados y se desmenuzan con mucha facilidad, haciendo frágil la roca.
Las pegmatitas también desarrollan numerosos cristales de moscovita, de forma radial y alternada con el cuarzo: un hallazgo algo menos extendido en esta zona que las turmalinas o los grandes cristales feldespáticos. 

   Ayer regresamos a la cantera del "Ovni" -fantástico nombre aunque desconozco la razón para  darlo a esta cantera-, y sobre todo a sus inmediaciones. Cerca de la cantera, y casi junto a la autovía, habíamos visto manchas blancas desde el google-map, y decidimos acercarnos a ellas, sin saber muy bien qué podíamos encontrar (ya nos ha pasado más de una vez no encontrarnos nada). El lugar era una típica explotación de arenas, con el suelo fértil arrasado, escasos arbustos y algunas charcas en sus zonas bajas. Pero nada más bajarse el GP de la bicicleta, empezamos a ver sorpresas agradables. Un  buen filón de pegmatitas había sido removido en la zona, y podía verse por unos sitios  y por otros sus minerales típicos: grandes cristales de feldespato y de ortosa, y mucha mica moscovita. Un pequeño paseo de reconocimiento por la zona nos permitió avistar otro lugar donde eran las turmalinas las dominantes en las pegmatitas, con cristales como pocas veces hemos visto por todo el batolito. Así que nos encontramos con las típicas mineralizaciones de un entorno pegmatítico: turmalina, feldespatos,  micas y algunos minerales secundarios como la pinita. Lo que sí echamos más de menos fue el filón de cuarzo que aparece en la propia cantera, con esas cristalizaciones tan interesantes de las que hemos hablado alguna que otra vez. 
      En fin, una visita altamente recomendable, y todavía más sugerente por otros hallazgos del entorno, como el doble bujío que aparece en las cercanías, muy llamativo cuando hablamos de la arquitectura tradicional a la que no le gusta la innovación (algo que nunca el GP había visto antes). También puede ser interesante la visita a las charcas del lugar para el avistamiento de aves (anades, cigueñas y cigueñuelas y otros simpáticos bichos).


Fabuloso doble bujío poco antes de llegar a las explotaciones de arena.

Sem comentários:

Publicar um comentário