terça-feira, 14 de julho de 2015

PHALLUS RUBICUNDUS EN EL PARQUE DEL PRÍNCIPE

    
Tres ejemplares pasados ya encontrados al caer la tarde.
     Si preguntásemos si es posible en pleno mes de julio encontrar especies nuevas de hongos por Cáceres, la respuesta de los sensatos lectores sería totalmente escéptica. Pero mire usted por donde que nos hemos llevado una buena sorpresa entre los hierbajos del Príncipe. Evidentemente, nada que ver con nuestras setas típicas de otoño: presentamos aquí el Phallus rubicundus, una especie exótica en nuestras latitudes y de origen tropical, pero que en Extremadura va encontrando su lugar en nuestros parques y zonas de cultivo. 
     Nuestro hongo tiene al menos tres cosas que contar. Primero, la forma. Semejante nombre -falo- hace honor a la silueta de este particular hongo, alargado y con un sombrero cónico más oscuro que el resto del cuerpo. Acompañamos después un olorcillo que no es precisamente a rosas pero que es muy del gusto de avispas y moscas -suelen estar revoloteando a su alrededor-.  Y por último, unas circunstancias de aparición que son completamente anormales para los hongos extremeños. El Phallus rubicundus es una especie eminentemente veraniega, amante del calor pero también de la humedad. Por eso no es nada extraño que el lugar donde lo hemos encontrado sea en el césped del parque del Príncipe, a la sombra de los pinos piñoneros y junto al canal que recorre el parque: calor de justicia, pero muchísima humedad durante prácticamente todo el día. Una circunstancias que son del agrado de este hongo para medrar adecuadamente. Además, el GP no ha avistado un ejemplar o dos: raro es el día que no encontramos nuevos ejemplares, que por otra parte suelen durar muy poco tiempo y agotan rapidamente su ciclo reproductivo.  
    
Hasta donde sabe el GP, esta especie había sido catalogada en el Campo Arañuelo y en las vegas de Coria, acompañando los cultivos de tabaco y los jardines generosamente regados durante el verano (de hecho, la hipótesis más probable de este hongo en Extremadura, sea la exportación de tabaco rubio).  No tenemos constancia que haya sido visto en Cáceres hasta ahora, aunque también presentamos aquí alguna duda sobre la especie: los ejemplares típicos llegan a ser de entre 8 y 15 cm de longitud. Los que hemos encontrado aquí son sensiblemente más pequeños, con un máximo de 5 o  6 cm. Quizás alguna variante del hongo o unas condiciones adversas en las que no puede crecer mejor.    
    Con este ya son TRES LOS HONGOS RAROS localizados en el Parque del Príncipe: la Miriostoma coliforme, el Colus hirudinosus y ahora este, el Phallum rubicundus.  Un registro estupendo para un parque urbano y un regalo con lazo para los curiosos del mundo de la naturaleza.  
Césped en el que nos podemos encontrar el phallus rubicundus, prácticamente en el centro del parque. Juan tenía cara de aburrimiento: decididamente, preferia jugar con las pistolas de agua a buscar rarezas frikis micológicas.
           

Sem comentários:

Publicar um comentário