sábado, 18 de dezembro de 2010

LÚGANOS EN EL PARQUE DEL PRÍNCIPE

Picoteando los alisos, boca abajo: la forma perfecta de alcanzar la comida para los luganos.
        
    Reconozco que el G.P. siempre ha tenido problemas para distinguir los pájaros verdes: todos entraban en la categoría de los verderones (y eso que tienen un pico de muy señor mío). Hace poco recibí un comentario de César, en el que advertía la presencia de lúganos en invierno, en una entrada que publiqué hace un año. Y heme aquí que, paseando la última tarde con Juan por el parque, me topé con una banda de pajarillos verdosos, más pequeños incluso que los gorriones, y que resultaron ser ellos, un invierno después. Una vez localizado nuestro diminuto visitante invernal, me puse a investigar alguna cosa sobre estos simpáticos pájaros. 
     Muy probablemente estos lúganos cacereños hayan venido del sur de Francia o  de centroeuropa, sus áreas de cría más cercanas. Cuando están aquí, se les verá frecuentemente en grupos y muy posiblemente cerca de su área de alimentos: en el parque del Príncipe, la presencia de alisos en el paseo central se convierte en un lugar de excepción para observar grupos enteros. Y dos cosas curiosas: en primer lugar, tienen una estructura social muy jerarquizada. Los miembros del grupo ceden su alimento a los individuos dominantes regurgitando la comida (y luego se habla de igualdad en la naturaleza...). Y por último, las poblaciones invernantes en España oscilan mucho de un año para otro, pero se cree relacionado con un mayor o menor excedente de alimentos en las zonas de cría o por cuestiones climáticas. En definitiva, un marcador biológico excepcional, si llega a ser el caso. Quién lo iba a esperar de un ser tan pequeño...

Aquí los vemos en grupo, casi escondidos en la hierba, y buscando las semillas
de los alisos.

 
El paseo central del parque, y lugar perfecto para observar a estos pájaros.

Sem comentários:

Publicar um comentário