sábado, 23 de novembro de 2013

SETAS DE OLIVO, NÍSCALOS Y ACEITUNAS EN SIERRA DE FUENTES...

   
      Como ya hicimos el año pasado, el GP ha estado muy pendiente de su pequeña cosecha de níscalos en el campo familiar. La presencia de tantas especies de árboles y arbustos hace que en un sitio muy pequeño como es el campo de la familia aparezcan especies tan diversas como boletus, setas de olivo, parasoles, champiñones, rúsulas y por supuesto los níscalos, junto a los pinos gallegos. Naturalmente no todas aparececen siempre (caprichos de las setas) y este año nos faltaron los parasoles, pero no los níscalos. Y aparecieron este otoño, como una auténtica plaga, setas de olivo en todos los nuevos arbustos que mi señor padre había plantado el invierno pasado (está claro que los invernaderos son una fuente de primer orden en la propagación de hongos). Aparecían por todas partes, atacando y parasitando los nuevos arbustos (de una especie semejante a las tuyas, familia de los cipreses), ya sea directamente atacando el tronco del árbol o parasitando las raíces más cercanas a la superficie. Pensemos que esta especie no es micorriza, a pesar de verla en ocasiones sobre el suelo (al igual que la seta de chopo). Como ya hemos dicho en alguna ocasión, la seta de olivo (Omphalina olearius) es una seta bastante venenosa, aunque no mortal. Aunque las diferencias son enormes, colocamos la Omphalina olearius junto al níscalo o Lactarius deliciosus, para que no haya dudas:  


Sem comentários:

Publicar um comentário