segunda-feira, 24 de novembro de 2014

UNA RAZÓN MÁS PARA RECELAR DE LA CAZA


 

   Uno no quiere ser malo. Decididamente que no, pero encuentra imágenes como esta y se pregunta si esto es una cacería o no es en el fondo una gran metáfora de la política española. Porque no se equivoquen. No hay venados ni  ciervos abatidos. Lo que se ve ahí son los ciudadanos españoles. Sus derechos, su dignidad y el dinero que pagan con sus impuestos. Y arriba, la gran élite triunfadora en los tiempos del boom inmobiliario: politiquillos locales, constructores y sus enlaces. Por aquel entonces todo esto no importaba demasiado e indudablemente El País ha puesto su peor mala uva al pasar una imagen del 2004 por una del 2014. Pero la foto queda ahí, y tras seis años de crisis, uno se sigue preguntando cuántos sucios apretones de manos se habrán cerrado entre ciervo  y ciervo, entre migas y chocolate, palmaditas en el hombro por haber matado al bicho más grande y demás fanfarronadas señoritingas. Con semejante imágenes (por no hablar de elefantes abatidos por la realeza), como para no desconfiar de algunos cazadores.

Sem comentários:

Publicar um comentário