sexta-feira, 28 de novembro de 2014

Y POR NOVIEMBRE... OXALIS AMARILLOS

¿Quién puede atreverse a decir que esto es una "mala hierba", con las pedazo de flores que nos da?
Tupido follaje de la oxalis. Para un ignorante como el GP, acabaría diciendo que es un trébol más, y bien que lo parece...
Ahora entiendo lo de "mala hierba": el bordillo que separa la parte ajardinada del camino en el campo de mi señor padre, está completamente deglutada por las oxalis... 

     Iba el GP paseando por el campo de mi familia en Sierra de Fuentes, en busca de setas, cuando repentinamente descubrimos un tapiz de trébol que cubría buena parte del camino ajardinado afanosamente por mi señor padre. O eso era lo que pensábamos al principio. Cuando el GP se percató de sus magníficas flores amarillas le entró la duda y empezó a rastrear por libros e Internet, como de costumbre. Y rápidamente pudimos ver que de trébol y papilonácea, nada, que se trataba de una planta del género Oxalis (muy posiblemente Oxalis pes-caprae) de la familia de las oxalidáceas, y que encima esta estupenda especie era considerada una "mala hierba" y una "especie invasora". Ciertamente, mala hierba sí que es, en el sentido de una enorme malla verde que cubría toda la superficie ajardinada, pero que en esta época del año se agradece, con sus flores. Y lo de su carácter invasor, ¡bienvenidas sean, si traen estas flores! Esta especie proviene de Sudáfrica (ni más ni menos) pero parece estar ya completamente naturalizada en nuestro entorno mediterráneo, o así dicen las guías botánicas. Cuentan otras páginas no especializadas (es decir, la Santa Wikipedia) que esta especie es verdaderamente una plaga en la costa californiana. Lo más divertido de todo es que el GP en sus años de bulbero holandés, trabajó alguna de estas especies como plantas ornamentales, contando miles de bulbos de oxalis (ignorante de la belleza de estas plantas salvo en fotos de catálogo). Sea como sea, un lujo conocer a esta mala hierba invasora a mediados de noviembre. 
 En nuestro camino nos tropezamos también con una tardía mariposa de la col, posada sobre un aligustre. Aprovechando el buen tiempo otoñal, algunas especies de mariposas logran completar dos veces su ciclo reproductivo durante el año. Alguna ventaja había que tener con nuestro climá benigno y cálido...

Sem comentários:

Publicar um comentário