sábado, 17 de outubro de 2009

EL ASALTO DE LOS VERDERONES

Verdecillo delante, verderón detrás.

Verderón poniéndose hasta las trancas de las últimas pipas del verano. Una buena forma de distinguir al verderón es reconocer las plumas primarias de sus alas, de color amarillo.

Octubre es un mes que depara multitud de encuentros con los pequeños pájaros: páridos, fringílidos, córvidos... Una vez pasado el verano, y pudiendo dar buenos paseos por las tardes, el GP se encuentra con distintas especies que pasaban desapercibidas en el calor veraniego. Hoy dedicamos unas imágenes a nuestros amigos los verderones y verdecillos.

Esta es una especie muy fácil de encontrar siempre por Cáceres, aunque durante el verano solo se dejaban ver en los sitios cercanos al agua. Ahora, nos lo encontramos en cualquier campo donde haya semillas para llevarse a la boca. Su aspecto es inconfundible: parecido a un periquito regordete, muestra su intenso color verde. Por otro lado, su pico más grueso y fuerte lo definen frente a otras muchas especies, y nos hacen a la idea que a este pajarillo lo que le encanta, como en la fotografía de arriba, son las pipas y granos.

Sem comentários:

Publicar um comentário