domingo, 3 de janeiro de 2010

LOS BARRUECOS... EN INVIERNO.

Una vista general. Las últimas lluvias no han sido suficientes para llenar las charcas del lavadero. Y es que el año pasado ha sido en términos pluviométricos un auténtico desastre para nuestra región.Nidos de cigueñas sobre el granito: quizás la imagen más conocida de los Barruecos. Se observan las diaclasas, zonas de fractura en la masa granítica, producido por meteorización química. Después la exposición al descubierto acaba redondeando las rocas y darle la forma tan magnífica que tenemos la suerte de contemplar.
.
Mi querida Gema al lado de los peñascos. Por fin la convencí para que se diera un paseo conmigo por este encantador lugar, y disfrutó mucho.

La cogujada omnipresente. El G.P. sabe que hay ya muchas fotos dedicadas a este pájaro en el blog, pero la linda cresta de su cabeza hace las delicias del pobre fotógrafo. Una debilidad más.


Plantas que se preparan para la primavera. En este caso, la digital se levanta ya vigorosa de los restos del año pasado y espera pacientemente su turno de floración en el final de la primavera. Esta planta ama los ambientes rocosos, y nos la encontramos en ocasiones clavada casi literalmente entre dos rocas.

Los Barruecos son un buen lugar para estudiar arbustos mediterráneos, como los escobones y las retamas blancas, todos pertenecientes a la famila de las papilonáceas o leguminosas. Los escobones son muy típicos de esta zona, quizás por su predisposición hacia los suelos graníticos y ácidos. En mi aldea del norte tendíamos a llamarlos sestas.

Sem comentários:

Publicar um comentário