segunda-feira, 30 de junho de 2014

TREGUA PRIMAVERAL: ROCÍO EN LAS VISNAGAS



Las zanahorias y visnagas son muy comunes y sienten predilección por vaguadas y bordes de caminos. En Santa Lucía, había a cientos en sus zonas más húmedas.

 Estos días hemos regresado al cerro Romanos, un lugar que no frecuentábamos desde hacía cuatro años. El que durante el otoño y el invierno sea un lugar frecuentado por cazadores no ayudaba en absoluto a esta visita, y más de una vez en este último invierno, al llegar a Santa Lucía, los petardazos y cazadoras caquis de los cazadores nos guardaban mucho de meternos por el monte de por libre. Así que no nos quedó más remedio que dejarlo para  el verano. 
   Naturalmente, visitarlo en estas fechas tiene sus limitaciones: una sequedad extrema, pocas especies vegetales, escasas flores y por supuesto ninguna seta, salvo los restos de los pisolithus o la esclorodermas del invierno anterior... Aunque sí es fácil cruzarnos con lagartijas, mariposas  y alguna liebre. Incluso si levantamos alguna piedra grande en una zona arenosa y húmeda, nos toparemos con algún alacrán malhumorado.

  Nuestra sorpresa fue grande al ver cómo la última parte de la primavera había tratado bien al monte. La tormenta que cayó sobre Cáceres hace unos pocos días (con 20 litros), se dejó sentir en el suelo. La ausencia de calor y temperaturas primaverales (loados sean los dioses por esta tregua) han permitido, cosa rara, el rocío hasta el mismo final de mes. Sorprendentemente, nuestras botas invernales estaban mojadas en su puntera, como si de un día de invierno se tratase. Una fina capa de gotas de agua, como en abril o mayo, se depositaban sobre las hojas de la zarzamora o la visnaga, abundantes en la vaguada de Santa Lucía. Subiendo ladera arriba, en la zona de umbría, parte de los pastos se mantenían verdes -un tipo de gramínea que el GP desconoce-, y todavía quedaban algunas flores de las plantas primaverales de rocalla, como las digitales. Después de un mes de mayo cálido y más bien seco, se agradece esta tregua antes de que el verano se imponga definitivamente.
 Quien se favorece bien de estas circunstancias son las pocas flores que tenemos de temporada, entre ellas, la visnaga. La vaguada de Santa Lucía estaba cubierta de ellas y se entremezclaban bien con las zarzamoras, mientras estas son relativamente pequeñas. Ambas especies se aseguran humedad y atraen insectos para la polinización.

Sem comentários:

Publicar um comentário