terça-feira, 5 de agosto de 2014

REBOZUELOS VERANIEGOS EN GUSTEI




    Lamento decir que esto no es Cáceres y el entorno habitual del G.P. (¿quién podría esperar semejantes setas en esta época?), sino las cercanías de Orense. Como todos los años, subimos al norte unos días a la aldea del GP.  La  palabra "aldea" tiene un componente gracioso para la gente extremeña, que cuando oye esto, se cree que estamos hablando de poblaciones celtíberas o algo así. Pero no: "aldea" en Portugal o Galicia tiene el mismo sentido que "pueblo" en castellano, si no fuera porque hablamos por lo general de poblaciones ridículas.
     Pero a lo que íbamos: en las cercanías de nuestra aldea se extiende una amplia vaguada cubierta de robles, chopos y algún pino (ya hablamos de ella alguna vez), y las lluvias del último julio han permitido una proliferación poco habitual de hongos. A las rúsulas y algún que otro boleto se le ha añadido una especie bastante perseguida por los micólogos: el "cantarelus" (nombre científico simpático) o rebozuelo. Este bonito hongo prolifera en los lugares más abiertos del sotobosque, y especialmente, a lo largo del tortuoso camino de carros (abandonado hace décadas), que conecta Gustei con Vilarnaz. Aquí y allá se le veía, levantando su característico porte entre la hojarasca de robles.
     Ignoro a qué especie concreta puede pertenecer, porque hay más de un rebozuelo (aunque no son venenosos, no todos son igual de ricos) y estos además estaban algo descoloridos por el verano; pero indudablemente, no existen confusiones con la peligrosa seta de olivo ni con otros lactarios.    

Sem comentários:

Publicar um comentário