segunda-feira, 24 de agosto de 2015

TRITONES PIGMEOS EN EL VALLE DEL TOZO

    Volvemos a las cercanias del Tozo, en la compañía del amigo Natalio. Nuestro amigo nos estaba enseñando distintas partes de la dehesa cuando alcanzamos una zona completamente desolada y despoblada de árboles. En otras épocas del año muestra el típico manto verde de la llanura cacereña, ahora podríamos unirla a una imagen de las estepas asiáticas y no distinguirlas. De pronto, al descender por una pequeña pendiente, Natalio detiene el todoterreno y me enseña un manantial seco. No puedo con la curiosidad y miramos en el interior de una pequeña arqueta. Sorprendentemente, todavia retiene humedad, casi podría decirse que se había secado en los últimos días. Una rana verde salta y se esconde en los agujeros del pozo. Levantamos fragmentos del barro y para nuestra sorpresa, empiezan a aparecer numerosos ejemplares de tritón pigmeo, un pariente del tritón jaspeado proprio del norte de España,  y que el GP no veía desde que era un niño. Acostumbrados a ver solo gallipatos en las charcas de Cáceres y Sierra de Fuentes, el tritón pigmeo es mucho más llamativo, con su alegre coloración verde.
     Uno se preguntaba qué iba a ser de ellos en aquel paraje estival sin un atisbo de humedad en kilómetros a la redonda. La única posibilidad de supervivência para estos bichos era enterrarse en el barro y esperar tiempos mejores. En cualquier caso, este es un escenario típico en el hábitat mediterráneo: la desaparición de charcas estacionales condena a una parte importante de las poblaciones anfíbias a una muerte segura. Sin embargo, eso es parte del proceso natural: el problema viene cuando esas charcas estacionales desaparecen definitivamente o son contaminadas. Como a casi todos los anfíbios, el futuro que espera al tritón pigmeo es más bien oscuro en nuestro país. Pero en este lugar tan apartado, suponemos que llegará el otoño y algunos tritones supervivientes podrán continuar su ciclo vital y mantener la población para el año siguiente.  

El pobre tritón huyendo sobre el barro reseco.

Sem comentários:

Publicar um comentário