terça-feira, 15 de setembro de 2009

BENDITA LLUVIA

Cortinas de lluvia caen sobre los llanos del Guadiloba.

Este era el mágico momento en el que al partir una arenisca del Portanchito me encontré el primer nautilus fósil de mi vida. El cielo sonrió con mi descubrimiento.

Después de tanto cantar a Lou Reed en voz alta, era normal que ocurriera. Por fin la lluvia y las nubes aparecen en el horizonte, y dejan paisajes que el GP echaba mucho de menos. Resultaba inevitable que no recogiera alguna foto de la Sierra de la Mosca con ese paisaje, al que hace tiempo que no estamos acostumbrados.

Sem comentários:

Publicar um comentário