sexta-feira, 31 de julho de 2009

CIGÜEÑUELAS EN EL TRASQUILÓN

Incluso con las patas en el agua, la cigüeñuela es bien larguirucha.
El cazador de ranas acecha...

Hoy tuve un grato encuentro con este pájaro patilargo en la charca del Trasquilón. Las veces que el G.P. ha ido este verano se le han aparecido por lo menos tres o cuatro ejemplares sobrevolando siempre la laguna con un nervioso pit-pit-pit, ya fuera mañana o tarde. Había que esperar un rato para verlos posados en la orilla de la charca, buscando alimento. Son unos pájaros algo nerviosos y asustadizos, por lo que hay que tener paciencia con ellos.

Para los que no somos duchos en el arte de reconocer aves, la cigüeñuela se puede confundir con una cría de cigüeña. Pero es fácil de distinguir por sus patas rosadas, el pico y las alas completamente negras (no como las cigüeñas) y por la mancha grisácea que tienen los machos sobre la cabeza en el verano (como el que posa alegremente en la fotografía). Aunque es un ave fundamentalmente estival, su área de invernada se va dando cada vez en latitudes más hacia el norte (¿otra evidencia en el cambio climático?). En cualquier caso, el G.P. esperará al invierno para descubrirlo.

Sem comentários:

Publicar um comentário