terça-feira, 21 de julho de 2009

FLORES DE VERANO: EL CARDILLO




      He aquí uno de los principales responsables de los pinchazos de bicicletas en verano, junto a su amigo el cardo corredor. El cardillo (scolymus hispanicus, fam. compuestas), alegra el triste campo reseco con flores amarillas vistosas. Pero ¡cuidado! Detrás de las flores se esconden pinchos que esperan nuestros neumáticos en cualquier cuneta de carretera o linde de camino y de forma inmisericorde nos dejará tirados en el camino. Por eso, el G.P. aconseja revisar el neumático antes de volver a montarse en la bici, por si las moscas. En realidad, estos cardos son más “peligrosos” cuando se secan y sus puntas se hacen más sólidas.

    A pesar de ser tan maligno con las bicicletas, parece ser que las raíces del cardillo son comestibles: el G.P. nunca ha tenido el gusto de comerlo. Las fotografías son de la carretera que lleva a la ermita de Santa Lucía.

Sem comentários:

Publicar um comentário